No se usar la cinta de correr para correr

Los gatos ayudan a vender un post. El caso es que llevo en el gimnasio desde septiembre-octubre con una larga parada por las fiestas navideñas. No hay esperanza en diciembre-enero, se come más, se duerme más, hace más frío… no apetece cruzar Mérida para ir al gimnasio, y tampoco apetece pagarlo. De todas formas ya volvimos, pero yo sigo sin poder correr en la cinta-de-correr. Es superior a mi. Camino a toda prisa como si no hubiese un mañana, pero correr no. Se me hace raro.

A ver, correr al aire libre si, es más, es divertido, duro, pero al menos te mueves y ves cosas. Y te mueves tú, no el suelo. La bicicleta estática, el martirio de la elíptica, el remo,… esos aparatos son más naturales que la cinta que se mueve sola. ¿Qué pasa si te pica el tobillo? Pues que te paras, te rascas y retomas. En la bici no hay problema, en la elíptica no hay problema, en el remo no hay problema, en la cinta… No se, no es natural.

Foto | Make Lemons