Caballo de batalla

La nueva película de Steven Spielberg recupera el cine clásico y épico con la aventura de un caballo que se convierte en el verdadero y casi único protagonista de la cinta. En realidad no es único caballo ya que para el rodaje se utilizaron en total once, pero está tan bien hecho que cuesta diferenciar a uno de otro y tan bien rodado que no se notan las diferencias. Si te gustan las películas bien ambientadas, de paisajes, imágenes y fotografías espectaculares este ‘Caballo de batalla te permitirá pasar dos horas y media de emoción, pero si por el contrario te gusta el cine de acción y más moderno se te puede hacer larga y un pelín pesada. Otro aspecto que permite descubrir esta cinta es el cine bélico de la Primera Guerra Mundial en la que por última vez se usaron caballos para transportar la artillería y para algunas de las batallas. Precisamente la carga de la brigada a caballo es una de las más interesantes y hermosas de la penúltima película de Spielberg que ya termina otra sobre la vida del presidente Lincoln.