AMENAZA DE MUERTE PARA LAS MASCOTAS PERDIDAS DE NEW YORK

“La próxima vez que el jardinero deje la puerta abierta accidentalmente o que los chicos olviden cerrarla y se escape la mascota de alguien, preste atención… esa puede ser la última vez que lo haya visto vivo, si actúa asustado o traumatizados en el refugio. Porque estos son precisamente los comportamientos que caracterizan a menudo mascotas perdidas o vagabundas y a los refugios se les concedería la autoridad para matar a muchos animales inmediatamente después de ingresar en ellos, antes de que sus propietarios incluso tengan una oportunidad para buscarlos. En muchos casos, antes de que los propietarios tengan la oportunidad de notar que su querida mascota se ha perdido”. Estamos en oposición a la ley “Quick Kill” ( Matar rápido) patrocinada por Amy Paulin. De aprobarse, la ley sería una sentencia de muerte para los animales de New York, tímidos y asustados.
Amy Paulin ha introducido esta legislación (Asamblea Bill A05449) que le permitiría a los refugios del Estado de Nueva York matar a los animales inmediatamente si el personal del refugio determina que los animales están en “dolor psicológico”.
No hay ninguna definición de lo que constituye el dolor psicológico y tampoco hay normas de cómo se aplicará. Por primera vez en cualquier parte de Estados Unidos, los refugios podrán matar a los animales sin consideraciones, a partir del estado mental percibido de los animales, dando al personal del refugio la discreción ilimitada de matar animales ilimitadamente, basados en criterios inaplicables, incognoscibles y completamente subjetivos. No sólo es una amenaza real e inmediata a los animales tímidos y asustados, sino que, además socava las leyes del Estado de Nueva York que protegen a los animales perdidos que han tenido lugar desde 1971, dando vuelta atrás al reloj de la protección animal por más de 40 años.

CONOZCA MÁS ACERCA  DE ESTE PROYECTO AQUÍ: http://www.protectnypets.org/

Escriba a las direcciones que allí aparecen y manifieste su desacuerdo con el proyecto de ley “Quick Kill”