DerechoAnimal.es

Respeta, protege y denuncia el Derecho de los animales. Lista de protectoras de animales.¡No a las pieles¡




Mientras el número de afectados por SIDA crecía en el mundo, los investigadores buscaban las causas de este mal, así como patrones de la enfermedad en otros modelos animales de la naturaleza. Todos los enfermos de SIDA acudían al hospital con enfermedades producidas por patógenos oportunistas, esos que normalmente no colonizan a personas que poseen un sistema inmunológico sano. Parecía que había algo, ya sea un tóxico o un agente infeccioso que producía una destrucción de una clase particular, pero vital en la respuesta inmune, de glóbulos blancos.

Los primeros afectados eran homosexuales consumidores de “poppers” y altamente promiscuos. También empezaron a aparecer en gran número drogadictos entre los afectados. La causa, por tanto, es muy clara: tóxicos y prácticas sexuales aberrantes, no hay que darle más vueltas, una persona de moral recta jamás podrá contraer esta enfermedad. El miedo a estar afectado y los venenos químicos que se les da a los enfermos también destruyen el sistema inmune y producen aquello contra lo que dicen luchar. La respuesta es tan clara, tan simple que no sé por qué la gran mayoría de los científicos no son capaces de verla: homosexualidad, drogas, promiscuidad sexual, momentos de pánico, depresión, antibióticos, antirretrovirales…. Una larga lista, lo sé, pero se puede resumir en dos: si no eres drogata ni maricón, tranquilo que a ti no te va a pasar nada. Palabra de Dios.

Pero esos imbéciles de bata blanca, tan amigos de llevar la contraría, de mancillar la Biblia y de montar cruzadas personales contra la injusticia, siguieron investigando, cuando tenían muy claro ante sus narices que lo mejor era dejar que los drogadictos cayeran, y que los homosexuales sufrieran las consecuencias de desviarse del camino recto que Dios ha marcado. Como digo, esos imbéciles que se pasan el día sin apenas ver la luz del sol por un salario de mierda, van y encuentran que los gatos sufren una inmunodeficiencia que guarda bastantes similitudes al SIDA.

Fotografías al microscopio electrónico comparando el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) con el de la inmunodeficiencia humana (HIV)

Y los muy derrochadores se ponen a gastar dinero del erario público ¡para estudiar gatos! Así encuentran que algunos gatos sufren un síndrome de inmunodeficiencia que se manifiesta por una escasez de glóbulos blancos en la sangre y la aparición de enfermedades oportunistas, a nivel cutáneo, bucal, intestinal y respiratorio. A partir de estos animales aislaron un virus, que llamaron VIF (virus de la inmunodeficiencia felina), que resultó ser un retrovirus (del grupo de los lentivirus), que guarda bastantes similitudes con ese que llaman VIH. El gasto absurdo siguió secuenciando el genoma del VIF, comprobando que el virus produce una infección en la que durante 5 años va minando el sistema inmune de los gatos infectados hasta destruirlo. Y esa gente se excusan diciendo que estudian el VIF porque les sirve como modelo para intentar fabricar una vacuna, experiencia que podría valer también para el VIH, como si ese virus existiera.

Si hay gatos que sufren una especie de SIDA es porque consumen “poppers”, o se pinchan drogas o porque se olvidan de las gatas, que es adonde deberían acudir cuando les pica sus partes, tal y como dicta la ley natural. O puede que estén asustados y atontados al vivir junto a humanos, lo que destruye su sistema inmune poco a poco. Algunas personas son capaces de provocar eso, y más. Esas tonterías que responden los científicos de que el FIV se ha aislado también en felinos salvajes es mentira, como también es mentira que el VIH exista. Es más, casi seguro que los gatos no existen

Escriba un comentario