Distorsión

Las palabras (seres que nos habitan y habitamos) Las palabras son casas y son mascotas.
No puedo habitarlas pero digo: Veo los colores, sueño los sabores, pienso los olores.
No veo bien, digo, y me arrepiento.
No digo bien.
Digo lo que puedo.