Conquista del espacio: primero fueron los perros y luego los humanos

Foto forosdelmisterio.net

Todavía hay personas que llaman a sus mascotas Laika. El nombre es corto, sonoro y le va bien a nuestras mejores amigas. Quizás pocos recuerdan que Laika fue la primera cosmonauta de la historia y que su viaje al espacio abrió la puerta a las posteriores misiones espaciales tanto rusas como norteamericanas. A bordo del Sputnik-2, Laika fue puesta en órbita el 3 de noviembre de 1957.

Fue un viaje sin retorno, no estaba previsto que la nave volviera a la Tierra. Con ella se abría una vía de investigación para comprobar cómo la ausencia de gravedad y las condiciones especiales en el espacio afectaban a los seres vivos.

La conquista del espacio en su sentido más preciso había comenzado. Tras otros experimentos con canes, el primero de ida y vuelta fue en 1960, los cerebros de la URSS y EE UU iban completando la tripulación de sus naves con otros animales. El Sputnik-5 contó con dos perras, Belka y Strelka, y cuatro ratas blancas, 40 ratones blancos y negros, insectos, hongos, plantas, granos de trigo, maíz y guisantes. 

Los resultados obtenidos en estas misiones posibilitaron poco después, apenas unos años, las hazañas de Gagarin o de Armstrong, entre otros. Aun así, humanos y animales compartieron misiones espaciales. Ahora, más de medio siglo después, los rusos planean enviar al espacio otro grupo de animalitos dentro del proyecto Bion-M.

El primero despegará a finales de año y estará formado por ratones, lagartos y caracoles y el segundo, en 2015, contará de una tripulación de 50 ratones. Asimismo, a bordo viajarán cultivos microbiológicos y un buen número de plantas.

De nuevo, el objetivo es comprobar cómo estos animales se adaptan a la microgravitación. La cápsula espacial está equipada con un circuito de cámara de vídeo que permitirá controlar sus reacciones y sus constantes vitales a lo largo del mes, aproxidamente, que durará cada misión espacial. También, a alguno de los ratones se les implantarán sensores de presión sanguínea cuyos datos será examinados atentamente desde el cuartel general.

Aunque el programa está liderado por los rusos, a diferencia de la carrera espacial de los setenta, marcada por la Guerra Fría, en este programa participan científicos de la Agencia Espacial Europea, de la NASA, de las agencias espaciales de Alemania, Francia, Japón y Corea del Sur, además de miembros de otras instituciones científicas de diversas partes del mundo.

A la vista de los informes apocalípticos que hablan de la superpoblación del planeta y la falta de alimentos para la supervivencia de nuestra especie (gracias a nuestra actividad depredadora y destructiva), ¿estaremos en los albores de la instalación de colonias en el espacio?

Enrique Leite