Una buena noticia: el fin de la leishmaniosis

Una de las lacras de los perros: la leishmaniosis.

Si eres de los que ama a sus animales, seguro que has oído hablar de la leishmaniosis. Se trata de una enfermedad canina muy conocida entre los dueños de los perros que hoy recuperamos en nuestro blog por varias peticiones que nos han llegado a través de nuestro blog y página oficial de facebook.

La leishmaniosis está causada por la presencia de un parásito denominado Leishmania, cuyo origen se puede encontrar en mosquitos con procedencia del viejo mundo o de América. Esta enfermedad también se puede dar en humanos, pero el perro es el receptor mayoritario.

¿Cómo sabemos si nuestro perro tiene Leishmaniosis?

Uno de los primeros síntomas es la caída del pelo del animal, especialmente en las zonas de los ojos, la nariz y las orejas. Si bien este factor no es determinante, sí es un buen indicador para que comencemos a plantearnos si deberíamos llevar a nuestro perro a un especialista.

Si en el peor de los casos nuestro perro tiene la afección, comenzará a perder peso y varias heridas empezarán a aparecerle en aquellas zonas más proclives a estar en contacto con el suelo (como las patas o la cabeza al sentarse o tumbarse). Además, acabará por sufrir fallos renales que pueden llevarle a un final fatal.

Las regiones del noroeste de nuestro país son las menos afectadas y esto puede responder a un factor lógico, ya que la aparición de esta enfermedad está muy relacionada con la llegada de las épocas de calor y los consiguientes mosquitos.

Vacuna contra la leishmaniosis

No obstante y para todos aquellos que estén preocupados por esta enfermedad, Europa ha aprobado recientemente la primera vacuna contra la leishmaniosis canina. El laboratorio Virbac ha conseguido una vacuna después de 20 años de investigación. CaniLeish, así es como se llama esta vacuna preventiva anual que consiste en tres dosis el primer año del tratamiento seguido de una dosis anual el resto. Cada dosis ronda los 50€ y tiene unos efectos secundarios mínimos y un efecto a largo plazo que mantendrá a nuestras queridas mascotas en perfecto estado para que podamos disfrutar de su compañía sin preocupaciones.

Un perro con leishmaniosis

La leishmaniosis canina.