DIY Rasca-Rascacielos

¡Buenos días!
¿Que tal el fin de semana? Yo no he hecho mucho salvo limpiar… sí, cuando la gente me pregunta si entre curro, ilustraciones, blog, cañas y demás actividades  tengo tiempo para algo más, yo siempre digo que sí, que tengo tiempo de dormir y de limpiar, poner lavadoras y poco más. Seamos sinceros, hoy en día nadie plancha, y yo no voy a ser la excepción. Tengo la teoría de que si tiendes bien no hace falta planchar, así que eso que me ahorro. Lo de cocinar se lo dejo a mi chico, y aun así, cuando me encuentro al chico que regenta mi sitio favorito de comida basura por la calle, me llama “clienta VIP”. El caso es que este finde le he pegado un repaso gordo a la casa (que falta le hacía) y he decidido mostraros por fin, el mega rascador que el 1 de Mayo, preparamos mi chico y yo. (cuando digo mi chico y yo me refiero a que él trabajaba y yo comía pistachos mientras me tomaba una caña y hacía fotos).

El Rasca-Rascacielos, como bien lo han definido los expertos (Gracias Meritxell :D ), en esencia es muy fácil de hacer, pero si das con alguien tan milimétrico como mi novio, puede resultar agotador, así que os lo voy a enseñar casi, casi, acabado, solamente le faltan unos pequeños detalles, pero que desde mi punto de vista, no son indispensables.

Para construir el Rasca-Rascacielos, se necesita:
– Mesa Lack de IKEA (yo compré tres porque tengo tres gatos, también se puede hacer con dos y quedaría igual de chula, cuatro no os las recomiendo por el tema de la altura… pero vamos que si os animáis a hacer una de cuatro, por favor, quiero ver las fotos!!).
– Espuma de tapicero.
– Tela.
– Una grapadora de tapicero y grapas a gogó.
–  Cuerda.
– Cola blanca.
– Cúter.
– Tornillos y angulares para unir las mesas entre ellas.
– Unos tableros del tamaño de las mesas para poner por debajo (esto no es obligatorio, es para que no se vean las grapas)
– Un novio/padre/hermano/colega, manitas e inocente que esté dispuesto a perder una tarde haciendo esto.
– 6 o 8 latas de cerveza y una bolsa de pistachos, (también sirven pipas, palomitas o similar).

Y creo que nada más… La mayoría de estas cosas las podéis encontrar en vuestro centro de bricolaje más cercano, (salvo la espuma de tapicero, que nosotros la compramos en un tapicero!!)

A continuación os voy a ir enseñando las fotos y de verdad, si tenéis cualquier duda, no me preguntéis… porque seguro que no tengo ni idea!! :D
(Es broma, podéis preguntarme que ya le pregunto yo a Miguel).

Bueno, como véis, tuvimos un día espectacular, por lo que decidimos hacer el DIY fuera. Estos son algunos de los materiales:

Cortamos la espuma a la medida, (la medida es la mesa+el canto+ un poquit más para grapar).

Después de grapar la espuma, recortamos unos cuadraditos del ancho de las patas, para que encajen perfectamente una mesa sobre otra, (vuelvo a repetir que esto son cosas de Miguel, seguro que sin recortes quedaba igual de bien!!). Eso sí, tened en cuenta que la de arriba del todo, va sin recortes porque no tiene ninguna mesa encima :D .

Luego ponemos la tela, (también recortada como la espuma) y la grapamos.

 Luego ponemos los tablones por la parte de abajo de las mesas, (otra “curiosidad de Miguel, si es que es de un curioso… yo me lo hubiera ahorrado, como el planchar!!)
Repetimos los pasos anteriores tantas veces como mesas vamos a usar, (en nuestro caso 3!!) y colocamos las mesas (esto ya empieza a parecer algo guay…). Ahh… la pata-rascador, ya la tenía desde hace tiempo, pero no os preocupéis, luego forraremos las patitas con cuerda!! :)
Bien, ahora viene una parte bastante importante, para que las mesas no se vayan al traste hay que unirlas, para ello, vamos a cortar la tela donde las patas y vamos a meter unos “angulares” (no sé muy bien como se llaman) y atornillarlos, a la pata y al lateral de la mesa.
Y luego pasamos a forrar las patitas con cuerda, y para que se quede fija y no se suelte cada vez que van a afilarse las uñas nuestros pequeñuelos, vamos a usar un poco de cola. Esta fue una de las cosas que hice yo, (eh… también ayudé a grapar, a cortar, y además hice todas estas maravillosas fotos!!), y os recomiendo que uséis guantes, porque al tensar tanto la cuerda, podemos quemarnos las manos, así que OJITO!!
Y por fin… ya tenemos preparado nuestro Rasca-Rascacielos!!.
En las fotos podréis ver que hay como unos angulares junto a las patas de las mesas, ahí vamos a poner unas rampas, porque tenemos un gatito un poco viejito, (y gordito) que no puede subir con facilidad… Mika y Barney no tienen problema, pero bueno, si váis a hacer el vuestro con dos mesas no os hará falta, pero si os animáis con tres como hicimos nosotros, entonces os recomiendo poner rampas!!.
Y ya está… ¿A que no es tan complicado? :D
Espero que os haya gustado el DIY; mi querido novio a dejado bien claro, que es la última vez que se embarca conmigo en una historia de estas!!
Si os animáis, por favor, quiero ver fotos!!
Espero que tengáis un lunes genial!! Y ya si os mola el post y queréis compartir…yo encantada!! Un abrazo enoooorme!!
PD: El miércoles más!!