Sobrepoblación Canina en el DF : La Verdadera Solución.

Un reportaje en las noticias fue lo que despertó mi interés en este tema. Se le estaba haciendo cobertura a la delegación Miguel Hidalgo en el Distrito Federal acerca de la sobrepoblación canina. Corrían imágenes de decenas de perros viviendo en las calles y se decía que estos perros conformaban manadas por toda la delegación; argumentaban que eran un problema no sólo por la suciedad que desechaban, sino por que algunos perros resultaban agresivos, y ya había habido casos de personas lastimadas. El jefe delegacional en turno, Demetrio Sodi, explica en una entrevista que la única solución que el le ve a este conflicto es el exterminio. Parafraseándolo: “Prefiero matar a miles de perros, a que termine una persona gravemente lastimada.”  

 

 

El reportaje que inspiró esta investigación no se pudo encontrar a pesar de muchos esfuerzos y contactos. Sin embargo se pudo encontrar una nota reciente sobre el tema de exterminación:

Se calcula que en el Distrito Federal hay un millón 200 mil perros y gatos callejeros. Al no tener dueño, los animales son levantados por personal del Centro de Control Canino. Si en 48 horas no son reclamados se sacrifican. Pero la electrocución no es exclusiva de perros callejeros, también los propios dueños deciden sacrificar a su mascota de esta manera. 

En el Distrito Federal encontramos nueve Centros de Control Canino, como estos: siete pertenecen a las delegaciones, dos son responsabilidad de la Secretaría de Salud. Pedimos una entrevista con las autoridades correspondientes para conocer más a fondo sobre estos métodos de sacrificio, pero nuestra solicitud fue rechazada. 
Las recientes iniciativas aprobadas a la Ley de Protección a los Animales aún no han sido publicadas en la Gaceta Oficial del Distrito Federal y según sus impulsores aún tiene fallas. Dentro de estas iniciativas a la ley se establece la sobredosis con barbitúricos como método de sacrificio siempre y cuando se cuente con los recursos. Pero ¿es el sacrificio la solución? 

En la capital no existe una campaña permanente de esterilización canina, pero fundaciones o asociaciones realizan este procedimiento a bajo costo o gratis para incentivar a los dueños. 

Si bien la sobrepoblación canina es un problema de salud pública, también es un problema social donde parece que el maltrato y abandono a nuestro mejor amigo está permitido. (Cita recuperada de Paulina Sodi reportera de TV Azteca, julio 2011)

Los dueños de los perros, como podemos ver, juegan el papel más importante en este conflicto. La sobrepoblación canina se da por dos factores: el abandono y el descuido. El abandono que también engloba el descuido, es una de las razones principales por las cuales hay tantos perros en las calles. Muchos de esos perros son comprados en tiendas de mascotas, mercados, criaderos etc. Y al crecer son desechados como basura. El descuido de los dueños también puede terminar en que alguna mascota se escape y termine en la calle. Por otro lado, hay una gran responsabilidad que evaden muchos dueños, la esterilización. Un pequeño descuido en que algún macho se salga de su hogar sin estar esterilizado, puede acabar preñando a varias hembras. Estos cachorros no deseados podrían acabar en las calles, donde su futuro acaba en la muerte.

Los dueños son responsables de mantener a sus perros en la óptimas condiciones y comprometerse a quedárselos de por vida. Una mascota no es un juguete que puedas regalar o tirar cuando ya no sea divertido o cuando no puedas hacerte cargo de el. Los dueños al ser la fuente del problema, son también la solución. Hay dos grandes alternativas a las que se puede recurrir para evitar la sobrepoblación, por ende, el exterminio: la adopción y la esterilización.

En cuanto a la adopción, hay varias razones por las cuales toda la comunidad se beneficiaría. De acuerdo a la organización Dignidad Viva, las tiendas de mascotas comercian con la vida de cientos de cachorros que viven en jaulas los primeros meses de su vida, cruciales para su desarrollo y su salud. Estos perros al ser comerciados son adquiridos compulsivamente incluso en ofertas o con descuentos. Los cachorros que llegan a las tiendas, vienen de dos lugares: granjas ilegales de mascotas y de dueños que no quisieron quedarse con los perros. Las granjas de perros son ilegales en México pues van en contra del bienestar animal que habla sobre vida digna para perros y gatos.

Las esterilizaciones masivas son una de las soluciones más mencionadas, esto no terminará con los perros en las calles, pero si disminuirá el numero de nacimientos de perros no deseados, que posteriormente se convertirán en perros abandonados.
Una hembra promedio tiene a lo menos 6 cachorros por camada, 2 veces al año se multiplican a 12 cachorros al año. Durante la vida de la perra ya habrán nacido a lo menos 144 cachorros.

Está comprobado que solo el 15% de los cachorros de una camada encuentra un hogar responsable y permanente. Todos los demás serán regalados o abandonados antes del primer año de vida. Por lo tanto, el “tener asegurados” los hogares futuros, nos es ninguna justificación válida para cruzar a nuestros perros. (Organización Dignidad Viva)

El exterminio de perros disminuye en primera instancia la población canina, pero rápidamente aumenta ya que los perros sobrevivientes se encuentran con mayor disponibilidad de recursos para sobrevivir y seguir procreándose, además quedaran espacios disponibles para que nuevos perros ocupen esos recursos y también logren reproducirse. Como toda especie animal, crecerá exponencialmente hasta alcanzar la capacidad de carga del medio en el cual se desenvuelve, este crecimiento se regirá según los recursos disponibles para la población. Durante años se han realizado exterminios masivos, sin embrago estudios realizados han revelado que aún con la existencia de los exterminios la población canina no ha disminuido y tampoco los ataques a personas. El problema no ha sido solucionado, y al contrario nos vemos hoy con un aumento aun mayor de la población canina.

Ante este problema de abandono y reproducción de los perros callejeros existen los Centros Antirrábicos o de Control Canino y Fauna Nociva, donde exterminan a los perros por medio de una descarga eléctrica. A la semana se sacrifican
10,000 perros en la Ciudad de México. Hay casos en donde incluso cachorros, hembras gestantes y perros con placa de identificación, son sacrificados por igual.

Soluciones efectivas y correctas para disminuir la sobrepoblación canina las hay. Gobernantes de nuestro país como Demetrio Sodi, son quienes le difunden a la gente su propia ignorancia. Como jefe delegacional, es su responsabilidad encontrar las soluciones viables y racionales para lidiar con los conflictos de nuestra comunidad. Elegir el camino rápido y fácil, en vez del correcto, como lo ha hecho durante su jefatura, habla de un gobernante desenfadado e irresponsable. El exterminio es una solución cruel, negligente e inaceptable.

En medio de la investigación sobre la jefatura delegacional (2009-1012) de Demetrio Sodi, se encontró una prueba más de la inflexibilidad del delegado. Su antecesora como jefa delegacional, Gabriela Cuevas, impulsó programas a beneficio del bienestar animal durante su jefatura 2006-2009. En la página oficial de la delegación Miguel Hidalgo (http://www.miguelhidalgo.gob.mx/noticias/view/386) hay un reporte detallado sobre su servicio a favor de la comunidad. La delegada menciona los beneficios de optar por un enfoque distinto:

El compromiso de esta Delegación no sólo es preservar a las especies animales, sino también ayudarlos a que vivan mejor. La Delegación Miguel Hidalgo ha optado por un enfoque distinto, promoviendo la atención médica a mascotas y creando conciencia sobre las implicaciones de tener un animal doméstico. A través del programa Seguro Médico para Mascotas, se han asegurado más de 700 animales, ofreciéndoles 11,836 consultas, la colocación de 3,360 vacunas antirrábicas y 1,288 cirugías, además de colocarles un chip que facilite su localización en caso de que se extravíen, evitando así que se conviertan en perros callejeros o que sean sacrificados.” Evidentemente Demetrio Sodi decidió ignorar el enfoque que Gabriela Cuevas había creado para servir como ejemplo en el Distrito Federal. La delegación Miguel y Hidalgo y sus responsables, son sólo un ejemplo de la intransigencia que hay en el manejo de sobrepoblación canina el la Ciudad de México. Sodi ha expuesto su opinión y sus acciones sobre el exterminio canino como única solución, públicamente. A pesar de esto, en la sección de Servicios Médicos y de Salud del sitio de internet de la delegación (http://www.miguelhidalgo.gob.mx/programas/view/servicios-m-dicos-y-de-salud/paginas/programa-de-reordenamiento-animal), se lee que hay un Programa de Reordenamiento Animal idéntico al que estaba en vigor en la jefatura pasada.

Según la Asociación de Ayuda al Animal Abandonado (4A), la exterminación como solución a la sobrepoblación canina no es la mejor solución. No sólo por el tema ético sobre las formas de exterminio, sino que también por razones científicas.
Éticamente podemos decir:
Los métodos utilizados por lo general son “métodos no humanitarios”, es decir, causan un gran dolor al animal. La mayoría de estos productos son ilegales y baratos, es el caso de la estricnina y el cianuro, ambos prohibidos en nuestro país [Chile], pero que, sin embargo, son los mas utilizados en exterminio de perros “vagos”.

Se ha expuesto el problema que causa la sobrepoblación canina y su verdadera causalidad. Las soluciones como la adopción y la esterilización están argumentadas y sustentadas por hechos que se viven en el Distrito Federal.  Gracias a las organizaciones protectoras de animales se sabe que los métodos de exterminación que lleva a cabo el gobierno son crueles y dolorosos para los animales, pero las solicitudes para conocer directamente los métodos de exterminación han sido negados. La crueldad y la intransigencia no son la solución. Es verdad que el gobierno de la ciudad