CUATRO AÑOS RECIÉN CUMPLIDOS

Mi hermana Canela y yo acabamos de cumplir cuatro años y estamos muy emocionados. Ya somos gatos adultos, aunque nos sentimos felinamente jóvenes gracias al ejercicio que realizamos a diario, tanto por la mañana como por la tarde. Canela sigue estando escultural, se cuida como una gata y el día menos pensado llegará un don gato que se la querrá llevar. Yo, como macho, soy más recio y estoy más musculado y, naturalmente, no es solo por la genética, me cuido, me cuido mucho. La llegada de Churrito, que el mes que viene cumplirá un año y también lo celebraremos, ha supuesto para nosotros un trastorno y como bien sabéis, lo llevo con dignidad porque no me queda otra, pero cierto es también que su presencia y juventud han hecho que Canela y yo hagamos más ejercicio, ya que nos dedicamos a perseguirlo… solo por incordiar (¡como hace él con sus abrazos!).

Pues bien, estamos muy emocionados. Mi hermana Canela ha recibido un centro de entrenamiento felino espectacular, y lo mejor de todo es que tiene sillón de masaje.

Y a mí, ¡la bomba!, me han regalado lo último, el iPhoneCat de Pinnapple, ¡con pinganillo y todo!