Los Ángeles de Dexter

El perrito de la foto es Dexter,  un American Stafford nacido en 2008 al que iban a sacrificar el pasado día 31 de mayo en la perrera de Badajoz.

A estas alturas, mucha gente en España, todavía no sabe que el destino que les aguarda a miles de perros cada año es el infierno de una perrera o el sacrificio. Algo a lo que se refieren finamente como “ponerlos a dormir“, pero que en definitiva quiere decir que los asesinamos con total impunidad y bajo el amparo de la ley.

De hecho tal vez no lo sepas, pero en la perrera de Zaragoza se ha estado “poniendo a dormir” a los perros y gatos durante mucho tiempo, metiéndolos vivos en un congelador, para ahorrar en veterinarios e inyecciones. Esto fue denunciado y hace unos días se publicaba la sentencia de un juez que archivaba el caso por no considerarlo MALTRATO ANIMAL.

Cuando leí la noticia me vinieron dos cosas a la cabeza: Primera: qué esperamos de un país dónde la Fiesta Nacional consiste en torturar y matar a un animal, mientras un público en éxtasis vitorea y disfruta con la gran hazaña, y Segunda: con esto de la crisis, más de uno habrá, que cuando quiera deshacerse de su mascota, en vez ponerle la inyección letal, lo ponga a dormir como hacen en la perrera de Zaragoza, porque, vamos a ver, ¿quién no tiene un congelador en casa?

Aquí tenéis la noticia que se hace eco del fallo del juez: http://www.mascoteros.com/archives/3019

La perrera de Badajoz es muy diferente. Esta perrera sacrifica a los animales “excedentes” cada jueves. De hecho leí hace poco un artículo del ayuntamiento donde alardeaban de matar 1500 perros cada año, eso si de una  forma muy civilizada, a través de una inyección letal, como dictan las buenas costumbres sociales.

La cuestión es que la semana pasada, nos dimos cuenta justo un día antes de que Dexter tenía fecha de sacrificio para el 31 de mayo y aun no tenía adoptante. El miércoles por la tarde-noche hicimos saltar todas las alarmas para intentar salvar la vida a este perro, pero disponíamos de muy poco tiempo para conseguirlo.

Yo creo que los animales también deben tener un ángel guardián que los cuida y protege, porque de lo contrario, Dexter a estas alturas estaría enterrado en la parte de atrás de la perrera de Badajoz. En este caso sus ángeles son dos chicas a las que les debe la vida y su nueva oportunidad de ser feliz: Mar y Noe.

Ellas fueron las que estuvieron luchando hasta el último momento y contrareloj para conseguir que la asociación de Tarracosbull  llamara de forma urgente a la perrera y se parara el sacrificio. Ellos se han hecho cargo de un perro al que nadie quería, porque en España, para poder tener un animal de estas características se ha de poseer una licencia especial, además de pagar un seguro anual de riesgo. Esta protectora se ha hecho cargo absolutamente de todo y fue el milagro de última hora que salvó la vida de Dexter.

Muchos esa noche nos fuimos a dormir con los dedos cruzados. En la perrera de Badajoz se madruga para realizar los sacrificios. Además sabemos, por otros compañeros, sobre casos de perros, como el de hace unas semanas de las dos perritas a las que se consiguió una adopción de última hora también, pero por la mañana cuando llamaron a la perrera, ya las habían matado.

Hicimos una cadena de llamadas para asegurarnos de que a la perrera les quedaba claro que ese perro estaba fuera de peligro. A primera hora me llegaban los mensajes de que las chicas habían hecho su trabajo y habían dado el aviso de que Dexter iba a ser salvado por la protectora de Tarragona Tarracosbull. Hasta el día siguiente, viernes, no lo notificaron de forma oficial. Ahora podemos respirar tranquilos, sabiendo que será el último en salir debido al papeleo. De los 10 perros que iban a sacrificar ese jueves, todos se salvaron, incluyendo nuestro “milagro de última hora”, Dexter.

Muchas gracias a MarNoe y Tarracosbull.

Los ángeles de Dexter.

Las personas comos vosotros, son las que hacen que los demás sigamos creyendo que el respeto absoluto y profundo hacía los animales, sea en algún momento no muy lejano, nuestro día a día real.

¡No compres, ADOPTA!

Dogsfriend TV