Historia de la Residencia Canina y Felina Las Brañas. PARTE I

Hola, me presento: soy Juan H. Koers. Mi mujer Pilar y yo somos los dueños de la Residencia Canina Las Brañas. Queremos contaros un poco sobre nuestra historia y el cómo ha llegado la residencia a ser lo que es en la actualidad.

Foto tomada en Aravaca a finales de los 60

Erica y Johana Dewald. Aravaca, finales de los 60

En 1968 estaba Erica Dewald de Koers, mi madre, hablando con una amiga sobre qué ocupación podrían llevar desde casa, como complemento de los ingresos de sus correspondientes maridos, que trabajaban fuera de casa. Después de eliminar diferentes alternativas, mi madre, que en aquella época vivía en Aravaca (Madrid) decidió empezar a cuidar perros, actividad que nadie ofrecía en ese momento y montó una Residencia Canina para perros. En aquellos años, hasta donde yo se, solo existía en Madrid una sola residencia canina.

En aquellos años, sin internet y una TV Española de dos canales, la única forma de publicitarse era la prensa, lo cual era impagable para un proyecto que no había ni empezado. Una de las mejores ideas que tuvo mi madre, fue la de poner publicidad en los tablones de anuncios de las embajadas. En aquella época, la colonia de Estadounidenses, era grande (por la base aérea de Torrejón) y gracias a las embajadas y extranjeros residentes en Madrid, vinieron los primeros clientes “perrunos”. Todavía recuerdo, yo tenía doce años, nuestro primer cliente “perruno” fue un caniche. Durante mis años de estudios y mi paso por la Universidad, de forma constante, ayude a mis padres con la residencia.

Foto Juan Koers residencia canina las brañas

Juan Koers, finales de los 60

Cuando me case con Pilar, nos trasladamos a vivir a Villanueva de la Cañada, donde seguimos involucrados en este proyecto, aunque de una manera más esporádica ya que ambos teníamos otro trabajo.

No fue hasta finales de los ´80 cuando el proyecto de la Residencia Canina Las Brañas, empezó a tomar forma de una manera más profesionalizada.

La residencia se convirtió en una ocupación, que pasó de ser una ayuda a los ingresos de mis padres, a ser la ocupación principal de mis padres, de Pilar y mía. Actualmente es el medio de vida de mi familia y de seis empleados más. Siendo  mucho más que un medio de vida, es una forma de vivir  con y para los animales.

Los años de experiencia y de trato con los animales (¡y con los clientes!) nos han ayudado a ir mejorando poco a poco, siempre con el objetivo, que las mascotas estén como en casa. En fin, como podréis imaginaros, desde los años 60 hasta hoy la residencia canina las Brañas ha pasado por muchas fases más, pero esto lo contaremos en futuros posts.

foto con perros tomada en Aravaca

Juan Koers con algunos de los primeros huéspedes de Las Brañas