Cómo actuar en caso de un golpe de calor

Hola amigos, hoy en el Blog Las Brañas vamos a explicar qué es un golpe de calor y como combatirlo.

Un golpe de calor es una subida anormal de temperatura corporal del perro y la dificultad de regular esta temperatura. En un perro, la temperatura normal es entre 38º y 39º C, pero cuando sufren un golpe de calor y pasa de estos grados hay que preocuparse y actuar con diligencia. Hay un problema añadido y es que los perros no transpiran como los humanos, lo cual dificulta mucho más la regulación de la temperatura ya que se refrigeran a través de la respiración, jadeando.

Síntomas de un golpe de calor: mareos, respiración dificultosa, mucho jadeo,mucosas congestionadas, vómitos, oscilación al andar,a veces pérdida de conocimiento, etc…

ejemplo de perro con riesgo de golpe de calor

Edgar es un Bulldog francés, que es un ejemplo de perro con riesgo de golpe de calor.

Cómo aplicar los primeros auxilios: hasta que le examine el veterinario, podemos aplicar algunas medidas paliativas. Lo primero es intentar bajar la temperatura lo antes posible. Puede dársele un baño con agua templada, para que no tenga un shock por la diferencia de grados. Si puede beber, darle agua fresca y meterle en una habitación si tiene aire acondicionado e incluso mojarle con alcohol (que debido a su alto índice de evaporación enfría muy rápido), en fin todo lo que se nos ocurra para refrescarle. Una vez estabilizado, sin dudarlo, llevarle al veterinario, que él le pondrá el tratamiento adecuado si lo precisa.

Especial atención si son perros mayores, cachorros, perros enfermos, obesos, porque tienen más problemas en regular esta temperatura.

También especial precaución con ciertas razas, como son boxer, carlinos, bulldogs franceses e ingleses, etc…cualquier perro con hocico corto, es decir chatos.

Prevención golpe de calor:

  • Tener al perro en sitios sombreados si están en el jardín, siempre con agua fresca y limpia
  • Si están en casa siempre hay menos problemas pero es importante que no les falte nunca el agua limpia y fresca
  • No salir a pasear ni hacer ejercicio en las horas de más calor del día
  • No dejar al perro, nunca en el coche, incluso en la sombra, en la época de más calor, el coche se convierte en un horno

Resumiendo: tengamos la misma precaución con nuestras mascotas, que tendríamos con nosotros con altas temperaturas. No olvidemos que un golpe de calor en un perro, si no lo detectamos a tiempo puede llegar a ser mortal.

¡Esperamos que os resulte útil!

Saludos y ladridos

Pilar Cifuentes