I.- Soledad no elegida: Cómo un perro puede ayudarnos a combatirla?

Muchas personas sufrimos a veces de una soledad no elegida, es un sentimiento que se percibe como algo negativo, que causa angustia y generalmente está asociado a situaciones dolorosas, como el desamor, una separación, la pérdida de un ser querido, una enfermedad e incluso un traslado de domicilio. En estas situaciones lo ideal para quienes amamos a los animales es contar con su compañía, un perro es el animal idóneo para ayudarnos a recuperar la salud y hacernos sentir más felices; será nuestro motor para combatir la soledad, tener pensamientos más positivos, conectar con la vida y tener un mayor bienestar.

Poder reír, acariciar, hablar y disfrutar intensamente de la compañía de nuestro perro nos proporcionará  grandes momentos de felicidad. Además cabe resaltar que los paseos diarios y actividad física que necesita el perro también beneficiarán a su dueño; darle cariño, cuidarlo y alimentarlo no solo beneficia a su mascota, sino que nos da la oportunidad de velar por otro ser vivo y aumenta nuestra propia sensación de bienestar.

Se trata de aprovechar los valores intrínsecos que nos brinda esta mascota –considerada el mejor amigo del hombre- su fidelidad, nobleza,  lealtad, y su incapacidad de juzgarnos los convierte en el mayor confidente de nuestros más íntimos sentimientos. Como señalan en un estudio realizado por  Alabama A&M and Auburn Universities, “el perro es sumamente inteligente, por lo tanto puede ser entrenado para hacer muchas cosas…para elevar la calidad de vida de miles de jóvenes y adultos, especialmente aquellos  incapacitados y/o aquellos que residen en instituciones de cuido”.

Merlina Meiler en su blog ‘Mejora Emocional’, dice que según un estudio realizado por los biólogos Miho Nagasawa y Takefumi Kikusui, de la Universidad de Azuba en Japón, se ha demostrado que luego de jugar con sus mascotas los dueños sufren en su interior el “estallido” de una hormona asociada con el instinto maternal, el enamoramiento y el placer, se trata de la oxitocina, conocida también como la “droga del amor”, que disminuye el estrés, combate la depresión e influye en la construcción de la confianza entre las personas.

También es importante saber que existen terapias asistidas por animales de compañía las cuales tienen como finalidad mejorar la salud y el bienestar de una persona a través de estos animales. Tanto perros como gatos ayudan a conectar con niños con trastornos psicológicos  o emocionales y facilitan su capacidad de comunicación y sociabilidad. Veter Home aconseja que antes de pensar en comprar un animal con una finalidad de apoyo terapéutico hay que asesorarse bien con un profesional para saber si la raza es la adecuada o no para el paciente al que va destinado.

Ahora que conocemos el poder  de ayuda que tienen los perros, no te dejes vencer por la soledad, siempre existe un camino para salir de situaciones penosas, recuerda que tu felicidad depende de ti mismo. Además, si te decides por un perro no necesariamente tienes que comprarlo, puedes adoptar uno, hay muchos que han sido abandonados y están a la espera de un amigo que los acoja.