Bebés y mascotas son compatibles !

Hay una gran población que en su hogar tienen mascotas o de igual modo, tienen en su circulo afectivo personas con mascotas. Uno de los puntos que más hacen dudar a los padres es si pueden seguir teniendo al perro o al gato con el bebé en casa, y en muchos casos a los pajaritos. ¿Tendrás que dejar de visitar a tus familiares o amigos? este interrogante es común y difícil de responder.

Una mascota es otro integrante más de la familia, y por supuesto tiene una atención especial en su entorno, pero la llegada del bebé le hará perder protagonismo y será un proceso defícil para normalizar la convivencia de ambos. Lo común es tener gatos o perros, pero no quiere decir que los dos puedan ser tratados, ante la llegada del bebé, de igual manera. El perro tal vez puede acostumbrarse a la llegada del bebé antes que el gato, porque es un animal de costumbres y adaptación. Seguro que se familiariza rápido con la ropa del bebé y su olor.

Al contrario, los gatos, que son más apacibles y están siempre como en su propio espacio, no son exigentes de especiales mimos, este será más rápido con la aceptación, pero como son exploradores de lo nuevo, querrán saber que es, y buscará la forma de estar cerca del bebé. La seguridad del bebé debe ser tu prioridad en todo momento . Puede treparse a la cuna o saltarte encima cuandottengas al bebé en brazos.

Respecto a las alérgias e incompatibilidades, si son motivo suficiente para dejar de tener cualquier mascota que provoque esas reacciones en el bebé.Pero en general, las mascotas serán parte de la vida y desarrollo de un niño, no debes desprenderte de la mascota si no has probado una convivencia llevando un control preciso, de integración y comportamiento entre el bebé y el animal.Y en el caso de querer visitar hogares de familiares o amigos con mascotas, estos no están sujetos a reeducar a sus mascotas también, lo más seguro es que los aparten del bebé mientras dure la visita, y no visitar si el bebé es asmático o alérgico a ellos. Todo es una prueba de tú parte, el exponerlo y descartar alergias o la no adaptación a su entorno.

Lo que nunca debes olvidar en este sentido, es que la higiene de la mascota está sujeta, a que el bebé esté sano. Antes del nacimiento del bebé deberías llevar a la mascota a su veterinario, para desparasitar, vacunar y esterilizar. Seguro será lo mejor para el entorno, y desde luego el espacio que la mascota ocupe en casa no debe ser de contacto directo con el bebé.