HOY DOS PERSONAS ME HAN DICHO QUE ESTOY DEMACRADA…

¡Y no me extraña!

Me quedé en paro con 49 años, no recibí ni un tercio de la indemnización pactada, me quedé en PARO (mi marido ahora también lo está, y tenemos una hipoteca…) Y aunque voy publicando libros juveniles (cuando escribo también para adultos) esto es… ¡Horroroso! Las editoriales pasan (Como pasó Aladena de mí con tres contratos firmados para tres obras de adultos). Otro contrato con Grub-Lobher ya está caducado y llevan años diciendo: “te lo publicamos este año”. Y en Bruño (la editorial que me va editando una saga, más o menos (cinco títulos de once escritos) parece que le importan tan poco los autores que no se molestan ni en decir “NO”, cuando hace un año la entonces directora me llamó para decirme que arreglara un poquillo una de las tres obras que tienen para publicarla, cosa que no han hecho)

Tengo contactos con dos  agencias literarias, porque reconozco que NO SÉ VENDER, pero de nuevo… ¡Tiempo!

¡Estoy demacrada… ¡SÍ! La Vida ya me supera. Mi hijo vive la suya fuera del “nido” y el resto… El resto son dos seres encantadores: Un Pastor Alemán (viejete) llamado TREX y un gatito de dos años que se llama ANETO. El amor que esos dos seres me manifiestan en TODOS los minutos del día me animan a seguir luchando por los “sin voz”. Porque cuando los seres humanos nos fallan, ahí quedan los animales, para los que el AMOR es AMOR y punto…

@Pilar López Bernués