Cómo crece

Hace poco más de un mes os presentaba a este gatín tan adorable. Ahora ya campa a sus anchas por la casa, corriendo y jugando bajo la atenta mirada de su madre y su hermano. Eso sí, es muy desconfiado y sólo se acerca para comer, pero con los sentidos bien alerta para salir corriendo al mínimo movimiento. Así que he hecho lo que he podido con el zoom, a ver si con el tiempo pilla más confianza. Es una monada.