Llegada a casa de un bebé

Cuando tenemos mascotas en casa y esperamos la llegada de un bebé hay una preocupación por parte de la familia y es la aceptación que pueda haber de la mascota hacia el nuevo miembro familiar.  Por eso desde el blog de la Residencia Canina y Felina Las Brañas os traemos unos consejos para tratar de minimizar el impacto:

– Hay que acostumbrar a la mascota a que viene un bebé, dejarle oler e inspeccionar la zona y las cosas del niño, para el animal es importante acostumbrarse a los olores nuevos antes de la llegada y cuando el bebé está en casa. Siempre con la supervisión del dueño.

– Es bueno que la mascota tenga un sitio propio en el que pueda estar tranquila y cómoda, hay que pensar que se va a sentir desplazada cuando venga el nuevo miembro de la familia.

Perro y bebe

-Llevar al veterinario a nuestra mascota para una revisión a fondo y que este decida las desparasitaciones, que habiendo un niño pequeño en casa, puede que sean más frecuentes.

– Muy importante es el tamaño y la actitud de la mascota, no es lo mismo estar con un perro pequeño que con un perro grande, no quiero decir con esto que el perro grande no sea bueno, pero si hubiera un accidente la diferencia de tamaño jugaría en contra del bebé.

– No olvidar que la mascota forma parte de la familia y la llegada del bebé le puede trastocar un poco. Tenemos que tener en cuenta que el perro es un animal social y jerárquico y por su naturaleza tiene que tener muy claro el lugar que ocupa en su “manada humana”.

– Cuando nuestra mascota es equilibrada y esta bien integrada en la familia, la mascota considera al bebé como un nuevo miembro de la manada y tenderá a cuidarlo y a respetarlo como cualquier “cachorro” de su manada.

-La convivencia entre niños y animales es fantástica, teniendo respeto por ambas partes y nuestra labor es poner límites a unos y a otros.

– Igual que hay que prestar mucha atención al hermano mayor cuando llega el nuevo bebé a casa, también hay que prestar atención y dar ”mimos extra” a la mascota, para que no se sienta desplazada.

– Por último mi opinión personal es que hay que introducir estos cambios con naturalidad y con sentido común, sin agobiarnos. En cuanto crezca nuestro bebé, se convertirán en buenos compañeros de juegos.

Este vídeo ilustra una buena relación entre bebe y perro supuestamente peligroso. Como se ve en el vídeo este perro es una mascota equilibrada. En cualquier caso yo no dejaría a mi bebé solo con este tipo de mascota, por la diferencia de fuerza y tamaño.

Saludos y ladridos :-)

Pilar Cifuentes Martin