Humedad en la Nariz

LOS PERROS NECESITAN TENER HÚMEDA LA NARIZ

La humedad en la nariz de los perros existe por dos principales razones; el mantenerlo fresco y ayudarlo a tener un mejor olfato.

Los perros tienen la nariz casi permanentemente húmeda debido a la segregación de varias glándulas que se encuentran bajo la piel, el hocico en su interior es surcado por pliegues etmoidales numerosos y finos. Todo esto fortalecido por una delicada mucosa, la cual le hace percibir olores que los humanos no podemos.

Los perros necesitan tener la nariz húmeda porque les ayuda a captar los olores que son transmitidos a las membranas nasales. Estas membranas cubren unos huesos muy finos, que mediante unos pliegues en espiral aseguran que el perro pueda captar hasta el más ínfimo olor.

Esta membrana nasal tiene una serie de células sensoriales que transforman los olores en mensajes químicos, que son transmitidos al cerebro.

Con frecuencia, un perro que olfatea en forma activa y alerta tendrá una nariz más húmeda que un perro que está relajado o dormido.  Los perros también lamen su propia nariz para probar los químicos atrapados en el moco y llevarlos hasta el órgano de Jacobson que se conecta con la boca y que es un gran auxiliar para el sentido del olfato del perro.

La nariz seca en un perro muchas veces es considerada sinónimo de enfermedad, pero en realidad no es así; puede pasar de húmeda a seca incluso varias veces al día, por distintos motivos.

Si el perro estuvo un buen rato bajo los rayos del sol, puede provocarle una quemadura que resecará su nariz. Otras fuentes de calor y ambientes con poca ventilación también provocan el mismo efecto.

En resumen, la nariz del perro es un órgano vital que tiene que permanecer húmeda y brillante, no sólo por cuestión estética sino también por su salud ya que a través de ella respira y huele.