El estrés en los caballos

Es bien sabido que los caballos son animales muy nerviosos y que pueden generar estrés en ambientes muy ruidosos. Pero este no es el único factor que genera estrés en el equino. Otros factores externos como son los colores vivos, mucho olor a humo o situaciones desconocidas, pueden afectar a sus nervios.

Además, el estrés puede causarlo también el miedo al jinete: los castigos, las órdenes duras y la falta de afectividad influyen negativamente en el caballo.

¿CUÁLES SON LOS SIGNOS DEL ESTRÉS?

Hay ciertos signos físicos que nos desvelan un estado de tensión y de excitación fuera de lo normal. Una tensión en los músculos fuera de lo normal, que el caballo pisotee constantemente el suelo sin moverse del sitio, de vueltas en el box o relinche de manera nerviosa son signos de que nuestro caballo puede estar estresado.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

El caballo es un animal muy intuitivo y, en cierto modo, refleja las emociones del jinete. A la hora de dar órdenes el jinete no debe dudar, de manera que confunda al caballo y no sepa qué hacer. Ante cualquier progreso, es bueno compensar al caballo. Es bueno jugar con el equino y proporcionarle caricias, hay que recordar que es un animal muy sociable. Y por último, si se encuentra con un objeto extraño, se deberán aflojar las riendas y dar tiempo al caballo para que inspecciones y reconozca dicho objeto.