Los aullidos pueden ser mentiras.

Un asunto me desvela todas las noches, puede que escribiendo se marche mi pesadilla, que no deja mis ronquidos en paz, espero que crean en todo lo que escribo, porque si no es así, creo que entrare en depresión, y me uniré a un grupo pacifista en contra del maltrato animal, vía Facebook

La cuestión es que hace unas semanas me eh sentido solo en mi nueva casa de aproximadamente un piso, los programas de TV que consumo a diario no llenan mi intelectualidad, mi mujer me dejo por el lechero eso es lo que me dijo en una carta, lo más extraño es que en nuestro vecindario no existen los lecheros,. Como me sentía solo decidí creer en Dios, lo único que gane fue un compromiso del  10% de mi sueldo perdón de mi tiempo.

En la puerta de mi casa puse una venta de minutos pero todos  mis Blackberrys me los robaron, la gente todavía se pega de cualquier cosa, mi solución para no sentirme más solo fue la siguiente.

Comprarme un perro pero sin cebolla porque me cae mal  (después del chiste de mal gusto al estilo sábados felices continuo con mi relato)  quería un compañero de cuatro patas, que sea obediente y aprenda las buenas cosas de mí, primero tenía que hacerlo publico puse el siguiente estado en Facebook

“voy a comprarme un perro quiero que lo sepan por que soy ateo ”

Dos minutos tenía comentarios como: adopta esa es la solución, o un perro es un amigo para siempre cástralo, (que buen amigo debe de ser el tipo que manda a castrar a sus amigos).

Luego de perder mi tiempo en Facebook me enfrasque a la búsqueda de mi compañero perruno quería ir a un lugar muy confiable, me dirigí a las afueras de Chipichape  digo confiable porque es seguro que el perro que compres te viene con parásitos., El negocio de los caninos a mí solo me lucra cuando, paso por ese lado de Chipichape con una chica con la que este saliendo, ella corre en busca del cachorro más bonito, lo carga, y lo mima para luego decirme ese se parece a ti, y me dé un beso por parecerme a un cachorro.

Bueno regresando a la historia me compre mi mascota, me regalaron un carnet de dudosa procedencia  sobre sus familiares, al parecer mi cachorro es italiano y sus padres provenían de la mafia canina, (con eso me atraparon) pague mis dos salarios mínimos por el perro, me lo lleve en una caja, me subí al  M.I.O (un trasporte publico “espectacular”)  y luego de tres días de viaje y reintegración llegamos a mi casa, busque un sitio cómodo para Pajuno, le puse así por la ganadora de los juegos olímpicos Mariana Pajón,  me encontraba feliz dichoso con mi nuevo compañero tanto así que lo dejaba  ir a mercar solo, el único problema con esto es que llegaba muy trabado a la casa, paso el tiempo y éramos los mejores amigos, pajuno tenía un parecido a una oveja enrazada con lobo y con pitbull

Luego de un tiempo pajuno no respondía a mis llamados, ni mucho menos me determinada  este perro del demonio me robo mis porcelanas de pokemon se fue de la casa  para no regresar nunca más, esta es mi historia  de un perro que por más fiel y amigo que fuese se perdió de la nada.

________________________________________________

JABONERO : Redactor – Creativo , con sabias razones entra a un lugar equivocado, estudiante de publicidad, su mayor pasión no creer en Dios, amante obsesivo de los pies, quiere tomar fotos, y podes seguirlo en twitter: @theputasboy y también tiene tumblr Theputasboy .