El dulce hogar de Chi, de Konami Kanata

El dulce hogar de Chi es un cómic muy sencillo, perfecto para niños que estén aprendiendo a leer o para cualquier adulto que quiera relajarse y tenga un mínimo de respeto por los animales. O de sentimientos, supongo.
La narración es a veces un tanto forzada, con secuencias que cojean ante la carencia de un buen ritmo narrativo que enlace las viñetas para una lectura cómoda. El ritmo puede ser estático, pero nunca lento. No aburre, eso tampoco.
La historietas están coloreadas (algo raro en un tebeo japonés; no único), y este da viveza y resalta el aspecto que tanto caracteriza el manga de Chi: la expresividad de los personajes, sus acciones y personalidades.
Y ya.