Esto no salió como estaba planeado

La esencia de la vida puede llegar a simplificarse a veces en momentos deliciosos, únicos e irrepetibles. La Internet, esa serie de tubos llenos de gatos, siempre nos tendrá preparada una maravillosa instantánea que resume el sentido de la condición humana en esa fotografía que el incosciente colectivo mundial convertirá en una evocación de nuestro hedonismo más febril. Porque nada es más gracioso que un gato con el ceño fruncido y mirada diabólicamente maliciosa.

(vía 9gag)