Enfermedades generales de los gatos

Vamos a informar con una breve descripción de las principales enfermedades que pueden afectar a los gatos, así como los síntomas característicos.

Enfermedades generales de los gatos

ABSCESOS, bultos palpables con pus producidos por la infección de una herida abierta cuando la piel se cierra sobre ella.

Síntomas: falta de apetito, cambio de comportamiento, pelo reseco y abierto sin presencia de heridas pero con bulto palpable.

ACNÉ: localizado en torno a la barbilla y boca pueden deberse a alergias, alimentación o presencia de cuerpos extraños.

Síntomas: aparición de granos “de café ”y bultos.

ALERGIA: los gatos son muy propensos a las alergias, incluso pueden ser alérgicos entre ellos, al polvo, determinados antiparasitarios, perfume, maquillaje, detergentes etc.

Síntomas: tos, estornudos, dificultades respiratorias, picazón, lagrimeo.

BRONCONEUMONÍA: inflamación aguda de los bronquios y alveolos pulmonares.

Síntomas: tos, fiebre, catarro, emisiones mucopurulentas, estado sensorial alterado, dificultad respiratoria.

CAÍDA DEL PELO: si esta se produce fuera de la época de muda puede deberse a una mala alimentación, presencia de parásitos o un ambiente excesivamente caldeado.

Síntomas: caída del pelo.

CATARATAS: opacidad del cristalino de causas congénitas, metabólicas o traumáticas.

Síntomas: dificultades en la visión.

CASPA: el exceso de caspa (un poco forma parte de la muda normal) puede deberse a una dieta deficiente, a una carencia de aceites o algún parásito o enfermedad de la piel. Los gatos castrados (por deficiencia hormonal) y los viejos (de pelo más seco y recio, con piel más escamosa) son más propensos a la caspa.

Síntomas: aparición de partículas grisáceas y blanquecinas sobre el pelo, con escamación de la piel.

COLA PELADA: acumulación de una sustancia marrón producida por la glándula localizada en la parte superior de la cola del gato, cerca de la base.

Síntomas: hinchazón, ampollas, enrojecimiento e irritación con alopecia en la zona.

CÓLICO: contracción espasmódica de una víscera.

Síntomas: ataques repentinos y agudos con dolor, postración, ansiedad y dolor localizado.

DIARREA: Cualquier comportamiento anómalo en la salud de tu mascota que persista más de un día, como es el caso de la diarrea, debe ser comunicado al veterinario. Probablemente no sea grave, pero si no se remedia a tiempo tu pequeño amigo se deshidratará. Por otro lado, una diarrea prolongada puede ser el indicio de alguna enfermedad como el moquillo o la parvovirosis.

Síntomas: aumento de la frecuencia de defecación y/o contenido hídrico.

ENDOMETRITIS: inflamación de la matriz (mucosa del útero) frecuentes en gatas ancianas y en tratamientos abortivos o inhibidores del celo.

Síntomas: malestar general, vómitos, anemia, aumento de la temperatura corporal y flujo maloliente que sale por la vulva.

ENFERMEDADES RESPIRATORIAS: Aunque haya vacunado a su gato contra la grave “gripe del gato” (RVF) sigue estando expuesto a unas 100 formas más de resfriado (incluso la vacuna contra la clamidiasis sólo lo inmuniza frente a 8 o 9 formas de resfriado común).

Síntomas: ojos llorosos, estornudos y tos, incluso congestión nasal o de pecho. En casos graves mucosidad densa amarillo-verdosa, con o sin sangre.

ENFERMEDADES OCULARES: pueden ser de diverso origen: irritación por pelos en los ojos, conjuntivitis, entropión (párpado dirigido al globo ocular) o falta de higiene.

Síntomas: presencia de legañas o lagrimeo excesivo.

ESTOMATITIS: inflamación de la mucosa bucal debido a agentes infecciosos, irritantes o traumáticos. Puede atacar a otras zonas como paladar, lengua, encías. El sarro es un factor desencadenante.

Síntomas: mal aliento, dificultad de masticación, enrojecimiento difuso de la cavidad oral.

FARINGITIS: inflamación de la mucosa debido a agentes infecciosos, físicos, químicos o traumáticos.

Síntomas: dificultad de deglución, ataques de tos, fiebre, cansancio y anorexia.

MASTITIS: inflamación de las glándulas mamarias debidos a agentes bacterianos. La presencia de leche es un factor que predispone a esta enfermedad.

Síntomas: fiebre, inapetencia, dolor local en mamas con aumento de temperatura y presencia de tumores.

PIOMETRA: infección uterina por el desarrollo de agentes bacterianos frecuente tanto en gatas con escasos celos o muy separado como en gatas de celos frecuentes.

Síntomas: abatimiento, falta de apetito, mucha sed y necesidad de orinar continuada, fiebre, supuración vaginal de color crema, espesa y maloliente, hinchazón del abdomen.

OTITIS: proceso inflamatorio del conducto auditivo o estructura interna del oído causado por agentes traumáticos, bacterianos, hongos o parásitos.

Síntomas: movimiento continuo de las orejas, intenta rascarse, quejarse y mantiene ladeada la cabeza.

PANCREATITIS: inflamación del páncreas debido a una mala alimentación, agentes bacterianos o víricos.

Síntomas: aullidos escandalosos, vómitos, dolores abdominales, diarrea y síntomas nerviosos. En los casos más graves dificultad digestiva y emisión de heces grasientas y amarillentas.

PODERO O PODODERMATITIS: inflamación aguda de los dedos, con aspecto purulento debido a la infección bacteriana de heridas. Puede incluso provocar la necrosis (muerte de tejido) del dedo atacado.

Síntomas: dolor local, aumento de volumen y temperatura del punto afectado, con fallos funcionales. Fiebre general, inapetencia.

SEPTICEMIA PUERPERAL: infección bacteriana extendida en el útero después del parto. La no completa expulsión de la placenta en el parto es un factor desencadenante.

Síntomas: pérdidas oscuras y malolientes por las vías genitales, fiebre, inapetencia y retiro de la leche de las mamas.

SINDROME UROLOGICO FELINO (CÁLCULOS): El SUF, FUS FLUTD no es más que la cistitis del gato debida a la formación de cálculos de estruvita o fosfato-amónico magnésico.

Síntomas: incontinencia (necesidad frecuente de orinar) con presencia de dolor agudo, incluso con sangre, no usar el cajón de tierra, lamerse la zona urinaria con frecuencia y mucha sed; en los casos de mayor gravedad obstrucción de la uretra y formación de cálculos renales.

Como siempre recomendados, que ante cualquier síntoma o duda hay que acudir al veterinario.

Fuente: elblogdegatos