CONCIERTO DE ARPA A CUATRO PATAS, CON SOLO Y COROS

¡Esto marcha! Aprovechamos que nuestros humanos se han incorporado a su mercado laboral para pulir los matices de nuestro concierto de arpa a cuatro patas. Los solos, indescriptiblemente horrorosos, debo confesar, quedan a cargo de Churrito y Mauro hace los coros.

Mantener oculto a Mauro Mascletiño no está resultando sencillo, a pesar de lo pequeñito que es. La mayor dificultad es su hidratación, pues mientras los otros están en casa no tenemos nada fácil que vaya al bebedero sin ser visto. Pero esto son minucias comparadas con el superconcierto que hemos preparado.

Mauro nos ha indicado el lugar perfecto para que los maullidos de Churrito alcancen su máxima amplitud y Canela y yo nos dedicamos a arañar con variaciones los barrotes de la escalera, de los que surgen unos sonidos de lo más desafortunados. Los coros de Mauro son sobresalientes, especialmente cuando llega el momento “traca final”.

¡Estamos ansiosos de que llegue la madrugada del sábado! Voy a afilarme las uñas.