No cura, pero da una mejor calidad de vida

Distintos profesionales de la salud, aseguran, que a través de la terapia asistida con perros se obtienen distintos beneficios para la salud física y mental, pero sobre todo conlleva a una mejor calidad de vida para las personas con discapacidad.

Cuando piensas en el cariño que le entregas a tu mascota, quizá nunca te imagines todos los beneficios que esa respuesta de estimulo genera en todos tus sentidos y en tu salud física.

Según la fisiatra Ligía Martínez de Granillo, las terapias asistidas con perros permiten fortalecer  los músculos, de tal manera que favorecen a las destrezas motrices, a través de una mejor coordinación motriz y un relajamiento muscular.

Realizar movimientos físicos como acariciar, arreglar, darle de comer y jugar con un perro, son pequeñas actividades que forman parte de un ejercicio de motricidad fina. Es as´`i como se estimulas las habilidades motoras afectadas.

Pero, los beneficios de la terapia asistida con perros, van más allá de los movimientos físicos, ya que éstos también pueden verse a nivel cognitivo y sensorial.

Los perros con capaces de captar la atención de los pacientes que reciben la terapia, lo cual ayuda a la cooperación en la sesión terapéutica. Asimismo, la conexión que se establece entre los animales y los niños, motiva a la comunicación verbal y no verbal, de tal manera que los pequeños con alguna discapacidad se sienten más motivados a expresarse, tal como lo mencionan los expertos en sicología.

Es así como, con cada terapia que es impartida en los distintos hogares a los que llegan la Fundación 4 Patas, se busca mejorar las condiciones de vida de los adultos y niños con discapacidad.

Los perros son los encargados de la apertura de los pacientes y son por lo tanto la mejor herramienta para este tipo de sesiones.