Perros muy tragones.

Algunos de los perros que vienen a La Residencia Canina Las Brañas engullen la comida con excesiva rapidez.

Estos perros se comen el pienso a bocados muy grandes, muy deprisa y sin salivar la comida.

El resultado de esto es que en unos pocos segundo dan una arcada y regurgitan toda la comida.  Como a nuestra mascota no le ocurre nada, a parte de su ansiedad comiendo, inmediatamente se come el devuelto. Con gran cara de asco por parte de la mayor parte de los dueños.

Esto tiene una serie de inconvenientes para nuestra mascota:

  • Peores digestiones, peor aprovechamiento del pienso y heces peor formadas.
  • Al no morder el pienso, no se limpian los dientes y eso implica hacer limpiezas de dientes mas a menudo.
  •  Algunas mascotas se acaban irritando garganta y esófago.

Cuando nuestra mascota es tan tragona los dueños de las mascotas llegan a pensar que su perro tiene un problema de garganta o de estomago.

Soluciones:

  • En la residencia la solución mas sencilla es hacer una sopa con el pienso y repartir la comida en dos tomas.  No hay que dejar el pienso metido en agua mas que unos segundos y no mas tiempo. Si dejamos el pienso mas de unos segundo, este empieza a absorber agua, se hincha y se hace una pasta espesa y esto no es lo que perseguimos.

Pienso de perros con agua a modo de sopa, para perros muy tragones.

  • La segunda solución es comprar un comedero especial con el cual le sea imposible comer deprisa. Son comederos con “bultos” que le obligan al perro a comer despacio.

Comedero comercial para perros tragones.

Como podéis leer, otro problemilla que se soluciona con manejo.

Saludos y Ladridos :-)

Juan H. Koers