Prohibido morirse de amor.

Gatos. Ese animal que mientras estás acabando una campaña para ayer con el ordenador, decide que el mejor sitio que hay para echarse la siesta es tu teclado. Adorables, ¿verdad? Nunca hay un ALF cuando se le necesita.

A pesar de que toda la vida he sido siempre más de perros, algunos mininos como Doraemon, el gato López o Isidoro han sabido ganarse un hueco en mi corazón. Eran verlos y todo hijo de vecino le pedía a su padre un felino que pudiera destrozar los brazos del sofá con orejas paterno afilándose las uñas. Magnífico animal. Cariñoso como él sólo, hasta que ve unos dedos del pie a los que lanzarse, un puntero láser o cualquier cosa que pueda meter debajo de un sofá, que luego evidentemente te tocará correr.

Pues ahora, una agencia belga, Famous, ha decidido echarle un cable a todo aquel que quiera adoptar un gato, creando lo que viene a ser el votamicuerpo gatuno. Un chatroulette peludo, en el que observar lo monos y majos que pueden llegar a ser los micifuz. Desconozco si los zoofílicos se la zurran viendo a estos simpáticos animales, lo que está claro es que va a ser la página que más “oiiiinnnssss” va a sacar este mes de todo Internet.

Pilla palomitas y échale un ojo a la web.