LA AMISTAD VERDADERA MAS FUGAZ DEL MUNDO

Fue con un perro playero y vagabundo que conoci un dia allá por el 2005 en la costa de La Libertad, El Salvador.

 

Yo tenia el corazón roto, él lo tenía demasiado completo; le llamé “Mandrake” y recostó su cabeza en mi pierna. Vimos el sol ponerse de un color rojo lava.
 
“Si, esto es para toda la vida” dijimos…
 
Pero toda la vida para nosotros duro 3 horas; hasta que se acabó la tarde de playa como quien dice. La verdad es que, por cosas de la vida ni siquiera tengo una foto suya; tampoco hace tanta falta.
 
Supongo que asi funciona, no siempre necesitas una prueba de que el amor… en todas sus formas, sigue estando adentro de ti, pese al tiempo.