Cuidados preventivos de ojos en perros

En la Residencia Canina y Felina Las Brañas es muy frecuente hacer limpiezas preventivas de ojos y oídos.

Muchas veces si estamos un poco atentos a nuestras mascotas podemos evitar que un problema de ojos y oídos se nos complique y podemos evitar una visita al veterinario.

Si una mañana nuestro perro tiene legañas o los ojos un poco rojos podemos hacer un limpieza de estos.

Las limpiezas se pueden hacer con diversos líquidos, el mas recomendado por veterinarios es el suero fisiológico, otra posibilidad en el agua de manzanilla de “la abuela”. A mi personalmente me gustan dos productos comerciales de humana llamados Bañoftal y Oftalmol, que son de fácil aplicación y vienen preparados y llevan algo de antiséptico especifico para ojos.  Para secar o para retirar polvo o tierra utilizaremos gasas y no algodones. Los algodones pueden dejar “pelos”. Se utilizara una gasa limpia para cada ojo y siempre se frotara de dentro a fuera para arrastrar polvo y tierra hacia afuera.

Cusas que nos obligaran a acudir al veterinario:

  • Sospecha de cuerpo extraño.
  • Legañas que no se curan en un par de días.
  • Sospechas de lesión de cornea.
  • Prolapso de parpados y/o glándulas lagrimales.
  • Legañas verdes que indican infección.
  • Ojos rojos persistentes
  • Sangrado de venitas y/o capilares.
  • Heridas inciso contusas en ojos y / o parpados.

Consideraciones:

Si nuestro perro tiene mas de 6 años y no se le ha hecho nunca una limpieza de boca y los problemas de oídos y de ojos se repiten la causa primaria no estará en lo propios oídos u ojos, sino en la boca del perro. Recordemos que los ojos del perros están unidos a la nariz y boca por el conducto lagrimal y que el oido del perro esta unido a la boca por las Trompas de Eustaquio. 

Recordamos que la labor del lego termina en poco mas que labores preventivas. No es labor del lego utilizar ni antibióticos  ni córticos, ni fúngicos, ni antiparasitarios si el veterinario no lo indica.

Vídeo explicativo:

Saludos y ladridos: Juan H. Koers