Mantén la salud de tu perro

Para mantener la salud del perro es necesario tener un veterinario de cabecera que haga controles periódicos de la misma manera que sucede con los humanos

Existe una serie de padecimientos de poca importancia como pulgas y garrapatas que son fácilmente tratables siempre y cuando se los detecte a tiempo pero también existen una serie de enfermedades muy severas que requieren tratamientos muchos más fuerte y urgentes

Nuestro perro cuando está sano tiene el pelo brillante, buen apetito, la nariz fría y húmeda y un buen ánimo. Si notamos alguna decadencia notable en alguno de estos puntos ya estamos ante la presencia de un posible síntoma.

Rascado: si tu perro se rasca insistentemente o si se muerde la piel seguramente tenga un problema de pulgas. Esto parece evidente, no obstante, lo que no hay que hacer es medicar uno mismo al perro. La picazón en la piel puede radicar en otro tipo de problema que nada tiene que ver con las pulgas ni con su tratamiento.

Orejas: el movimiento brusco y constante de la cabeza, las orejas dobladas de forma extraña o el rascarse insistentemente con la pata pueden estar indicando que tu perro sufre de otitis o tiene algo metido dentro de su oreja. Es importante llevar rápidamente el perro al veterinario porque la oreja es una zona que se infecta mu rápidamente.

Los estornudos: si son esporádicos no son síntoma de ningún problema, pero si son repetidos pueden indicar que tu perro tiene algo dentro de su hocico o que tiene alguna infección. También se debe estar atento en qué momento estornuda nuestro perro ya que si lo hace cada vez que lo exponemos a determinado material o situación esto le esté provocando alergia o irritación en el conducto nasal y es importante alejarlo de estos malos estímulos.