¿Qué hacer con tu gato durante las vacaciones?

He decidido hacer esta entrada debido a la gran cantidad de mascotas, entre ellas gatos, que se abandonan durante las vacaciones, pues cuando nos vamos de viaje nunca sabemos que hacer con ellas y lo mas sencillo es abandonarlas. ¿Pero de verdad sabemos todas las opciones que tenemos en esa situación?

Calma, tenéis varias opciones, podéis dejarlos en residencias de animales o llevároslo de viaje con vosotros. Tan solo requerirá que encontréis un piso u hotel que os permitan animales y que sigáis los consejos que os muestro a continuación para que el viaje os resulte lo más cómodo posible tanto a vosotros, como a vuestro gato.

Consejos básicos

Viajéis en trasporte público o en coche con el gato, tendréis que tener en cuenta algunos consejos:

Lo inicial antes de comenzar el viaje será que consultéis con el veterinario, pues si es la primera vez que realizáis un viaje con él, probablemente esté nervioso, por lo que necesitaréis que el especialista le dé algún tipo de tranquilizante.

Llevadle su comedero, algunos de sus juguetes, su cartilla sanitaria y su bandeja de arena, de esta forma no extrañará tanto un sitio nuevo. Y dejadle algún juguete durante el viaje, ¡mantenerle entretenido será vuestro mejor recurso!

Llevadle comida durante el viaje, su lata favorita, un poco de pienso en una bolsa. Eso sí dadle muy poco, porque si no está acostumbrado vomitará. Jamás le deis comida antes de salir de viaje, que pasen al menos dos horas antes de salir.

Hacer que viaje en el transportín será más seguro para ellos y para vosotros.

Cosas a tener en cuenta si viajas en el coche

Como ya os he comentado es importante que los mantengáis en el transportín, colocadlo debajo, en el suelo de la parte trasera del coche para evitar que se mueva en exceso. Para que no se maree o se agobie, realizar paradas cada cuatro horas mínimo, no solo por vosotros, sino para que el gato pueda salir del trasportín, beber agua, hacer sus necesidades y estirarse un poco (cuidado eso sí con mantener ventanas y puertas abiertas, podría escaparse).

No le dejéis solo ni un momento, si vais acompañados quedaros uno de vosotros atrás con él para que podáis jugar y atenderle si necesita agua o comida.

De esta forma no tendréis que abandonar a vuestra mascota durante las vacaciones ni tener que buscar a alguien que lo cuide, y sobre todo podréis disfrutar de ella durante todo el viaje.