Podríamos contaros…

Podríamos contaros que llevábamos varios días pensando en escribir un post. El tema es que no sabíamos muy sobre qué. Desde nuestra última entrada nos han pasado unas cuantas cosas, pero quizás ninguna da para un solo tema.

Podríamos deciros que Lara se ha comprado una bicicleta nueva (con canasto incluido). Y que tan solo tardó 24 horas en estrenarla y caerse en parado.

Podríamos deciros que a Borja le ladran los perros abandonados y que desde entonces sufre manía persecutoria.

Podríamos deciros que fuimos al mercado persa de Santiago. De persa solo tiene el nombre. Es enorme y todo lo que quieras lo encuentras, desde herramientas que no sabíamos que existían, pasando por muebles, camisetas  antiguas de la NBA (como la de Ben Wallace de Detroit) hasta forros polares de North Face y Columbia a treinta euros.

Podríamos deciros que el sábado fuimos a cenar a Bellavista y nos tomamos una copa en un local muy revolucionario. Un local con música en directo (la gente se sabía las canciones, nosotros las de Sabina y poco más), con camareros con estas camisetas (la de la derecha) y con murales de canción protesta, entre otras cosas.

Podríamos deciros que vamos a cenar lentejas y a comer espaguetis durante una semana (se nos fueron ambas cosas de las manos). Y que hemos comprado una minipimer.

Podríamos deciros que fuimos a ver danza contemporánea. El Ballet Nacional Chileno. Curioso pero pero un poco de coordinación no les vendría mal del todo.

Podríamos deciros que nuestro barrio mola. Una calle peatonal, un cine antiguo, un café donde Sabina tomaba whiskys (bueno de esto hay en muchas ciudades), un centro cultural, muchas terrazas, música en la calle…

Podríamos deciros que hemos estado en el Mercado Central. Y en el de la Vega. Que hay fruta, mucha fruta. Y marisco. Y pescados raros.

Podríamos deciros que los chilenos no dicen “¿sabes?”, sino que usan “¿cachais?”, todo se hace “al tiro” (“ahora mismo”) y se responde “ya” (“de nada”, “vale, de acuerdo”), que la polla es un tipo de lotería, un novio/a es un pololo/a, todos son ‘huevones’ y cuando maldicen emplean “chuta”.

Y podríamos mostraros algunas fotos curiosas:

– La planta 0 no existe en los ascensores

Imagen

– Desde una plaza cerca de nuestra casa se ven los Andes. Si es un día malo no se ve nada. Si es un día bueno alucinas.Imagen

– La gente es religiosaImagen

– Aunque a veces se lo tengan que recordar (y cómo no, hablando de fútbol)Imagen

– Las protestas son continuas. Si no se manifiestan, las paredes no lo olvidan.Imagen

– Dicen que el vino es bueno (compramos dos botellas, lo hemos probado pero ni idea). La cerveza no lo es, salvo la del Sur (herencia alemana).Imagen

PD: Ante cualquier queja sobre la calidad de las fotografías, los presentes se excusan afirmando que fueron tomadas con la Blackberry.

Atentamente y desde la distancia, os echamos de menos, Lara y Borja.