HOMEOPATIA: MEDICINA NATURAL QUE CURA

HOMEOPATIALa homeopatía data de 1796. Más de doscientos años después, este método alternativo de sanación deja de ser exclusivo para el ser humano. En los animales también se aplica. “(La homeopatía) se basa en leyes naturales para… la curación. Fue descubierta y no inventada y se utilizan medicamentos de los reinos vegetal, animal y mineral”, explica Beatriz Cabrera Suárez, vicepresidenta del Colegio de Médicos Veterinarios y Zootecnistas del Guayas. Añade que el procedimiento puede realizarse en todas las especies, incluyendo hembras gestantes y animales geriátricos.

Las ventajas de la homeopatía con respecto a la medicina tradicional, señala la especialista Fabiola Chonillo Aguilar, son múltiples y van desde la fácil administración de los medicamentos hasta ser un tratamiento que no solo trabaja a nivel físico, sino también en los planos emocional y mental.

“Cuando un animalito está en estado de enfermedad debe acudir a su veterinario homeópata. Este estudiará el caso, lo individualizará y lo repertorizará (determinar a base de los síntomas característicos del paciente qué remedio debe tomar)”, puntualiza Chonillo.

Ya sea para la prevención o para la curación de un mal en particular, este método puede ser un efectivo coadyuvante para la recuperación de la mascota, pero no es capaz de reemplazar una cesárea o una intervención quirúrgica, por ejemplo, indica la cubana Paula García Morín, miembro de la Liga Médica Homeopática Internacional LMHI.

“A mí llegan los casos que han sido rebeldes o reacios a otros tratamientos alopáticos (palabra que categoriza a la medicina convencional)”, añade. Es necesario que la persona que lleve a su mascota a un especialista homeopático, la conozca, tenga una relación cercana con ella para concluir de forma exitosa el tratamiento en casa.

Los medicamentos de esta opción terapéutica consisten en gotas o glóbulos (pastillas diminutas) que son administrados de forma indolora; no son invasivos ni causan alergias o irritación estomacal. Además, no producen dependencia o efectos secundarios, y si llegan a ser desechados no contaminan el medio ambiente.

Cabrera recalca que si bien la homeopatía es un método natural debe ser aplicada por expertos, premisa con la que Chonillo concuerda y a la que hace un aporte: la integridad del especialista en cuanto al cobro por sus servicios. “Los medicamentos homeopáticos son más económicos en relación a los medicamentos alopáticos; desafortunadamente quien hace más cara o más barata la consulta y el tratamiento es el médico tratante”.

La homeopatía no debe ser elegida como último recurso o como el indicio de un milagro, acota Chonillo, porque de esa forma se menoscaba la energía del animal. Expone ejemplos de pacientes con cáncer que se han curado, pero la mayoría solo puede mejorar la calidad de vida de sus últimos días.

García, autora del libro Homeopatía Veterinaria, manifiesta que este método invita a las personas a tener una visión más integral de sus mascotas –con o sin dolencias de por medio–. Permite, asevera, que no solo las conozcan en el ámbito físico, sino en su relación con el medio, en la manifestación de sus emociones.

http://www.eluniverso.com/