LA NUEVA VERSION DE "LA ERA DEL HIELO" EN OKLAHOMA

Tenemos un nogal en nuestro patio. Hasta ahorita no he visto ninguna nuez buena en el montón; ¡Pero las ardillas que viven aquí no piensan lo mismo! Andan de acá para allá recogiendo muy apuradas. El invierno viene pronto y se esta preparando…

Una tarde, como de costumbre, levanté a Chacha en mis brazos y nos pusimos a ver por la ventana de la puerta de enfrente de la casa. Mientras estábamos allí, una ardilla bajó del nogal y se dirigió hacia el árbol frente de esta puerta. Chacha le clavó los ojos y podía yo sentirla temblando de emoción; pero no ladró. ¡Se quedó quietecita mirando! La ardilla siguió caminando y comenzó a subirse al árbol enfrente de la puerta que nos quedaba como a dos metros de la ventana donde estábamos y  traía cuatro nueces en la boca. Las nueces todavía cubiertas en su cascara verde, y todas se podían ver claramente. Creo que la ardilla las cortó del árbol así en manojo, porque las traía agarradas del rabo. ¡No podía creer mi suerte! Fue un momento de la naturaleza que uno no pesca normalmente… ¡Cómo hubiera querido poder capturar esto en video! Pero no pude pues tenia a Chacha en mis brazos y estaba admirando lo que estaba pasando. Estaba riéndome de gozo y admiración en la circunstancia. ¡Chacha también se divirtió mucho!

El otro día fui a mi jardín a regar las flores; Chacha siempre conmigo, se pone a oler y oler y a observar mientras me espera. Fui al lado sur de mi casa donde está el nogal a regar mis crisantemas y cuando terminé le dije a Chacha que ya nos íbamos a meter a la casa. De repente la vi clavada en algo en la tierra; ¡Había descubierto una nuez! ¡La agarró y se vino conmigo! Una vez adentro de la casa se puso a jugar con ella por un buen rato, aventándola por aquí y por allá, ladrandole, corriendo a traerla. Me tuvo entretenida un buen rato. Yo, risa y risa, ni me acordé de sacar la grabadora para capturar el momento. Tengo que tener cuidado cuando la capturo en video, porque hace un ruidito que Chacha ya reconoce y cuando lo oye, ¡Se sienta y posa para mi!  Jajajajajajajajajaja…

¡Me divertí tanto mirando a Chacha jugando con su nuez! Creo que no tengo que decirte cuanto gozo me trae esta pequeñita ¿verdad?

Mientras meditaba en eso, sentí a Dios diciéndome cuanto El se goza en mi. ¡Y yo no soy su mascota de Dios! ¡Soy su hija! Hubo un tiempo en mi vida, donde no habría podido decir eso. ¿Dios gozarse en mi? ¿Con mis faltas? ¿Como es posible esto? ¡Yo no lo merecía! Pero ahora ya aprendí que no soy yo, ni mis obras que me hacen digna en los ojos de mi Padre… ¡Es Jesús, su vida, su sacrificio, su muerte, su resurrección, lo que me ha hecho digna en los ojos de mi Padre! Lo he recibido y esto me ha dado vida…

¡Ahora! ¿El hecho de que Dios se goza en mi? ¡ESO ES LO MÁXIMO!