Descubrimientos

Cambiemos de percepción:

Piensen ahora que son perros. Identifiquen el aroma que engrasa el ano de las personas a las que van conociendo; si huele a orina, no lo duden, orinen encima; mordisquen todo lo que encuentren; cuando se alegren muevan el apéndice en  su trasero y si carecen de él, inclinen la cabeza repetidas veces de manera regular; ladren a cada gato, ratón, bicicleta, persona no identificada o perro que pase por la puerta de su casa; realicen el coito siempre que le dejen, o cuando toca; jadeen; queden hipnotizados cuando alguien de su misma especie ladre frente al televisor; intenten morderse la cola; usen la lengua para limpiar sus genitales.

Úsela.

Inténtelo

¡Vamos!

Ahora hablo sólo con usted.

¿Ha cambiado su perspectiva?

¿Se ha dado cuenta de que sigue siendo el mismo?

¿No se has percatado de que sigue siendo un perro?

Discúlpeme, y permita que me presente.

Soy John Merlyn.

Y vivo en el altillo del enano…