Para nuestras mascotas enfermas como perros y gatos

Se recomienda una gotita de MMS activado por cada 4 kilos, o media gota si su mascota pesa menos siempre diluido en un poco de agua. Aumentar las dosis hasta tres gotitas 6 veces al día siempre que no presente vómitos o diarrea, ya que de presentarse debemos bajar las dosis. Estas dosis deben ser suministradas directamente con una jeringa sin aguja para que sea ingerido directamente por el animal.

Al igual que los seres humanos es muy importante estar atentos a la evolución de nuestra mascota enferma, ya que será la mejor manera de ir dosificando el MMS sin que este produzca más molestias para el. Con MMS podrá mejorarse de muchas dolencias y es muy eficaz con una de las mas conocidas enfermedades, como los parásitos intestinales.