Los animales y las vibraciones

¿Cómo nos ayudan las nuevas frecuencias en el trato con el caballo, el perro o el gato?

Nos sorprendemos muchísimo, cuando observamos a un niño, o una niña, tratar o montar a grandes equinos con soltura y sin ningún tipo de miedo, en absoluta desproporción de tamaño entre ambos y como el caballo responde con mucho cariño y suavidad a sus requerimientos.

De lo contrario algunos niños sienten mucho miedo ante perros, incluso de poca altura, y no hay manera de convencerlos que el perro no le hará daño. Pues ellos lo saben mejor,  porque captan a través de las vibraciones, que el caballo, a pesar de su tamaño es herbívoro y pacífico, si no siente ningún peligro que le alerta para emprender la huida, la cual es su principal defensa. De la misma manera los niños perciben la condición de depredador del perro y su intención de someterle a su dominio y que potencialmente un cane supone más peligro que un equino.

Los adultos ya no perciben esta “conversación” entre niño y animal y se asombran ante el valor o la “ingenuidad “ del niño, porque ya no se acuerdan de la habilidad con la cual llegamos al mundo: nacemos bien conectados con las frecuencias universales .

A medida que aprendemos el lenguaje racional humano,  vamos perdiendo esta habilidad de comunicación vibracional,  la percepción del campo Punto Cero (véase también: Lynn McTaggert, El Campo), o lo que comúnmente se entiende como intuición  incluyendo la telepatía.

Para entender mejor el lenguaje de los animales es preciso comprender, que ellos se comunican principalmente a través de vibraciones, una facultad que los seres humanos han “desaprendido” a utilizar. En el año 1989, sin embargo, aparecieron frecuencias que le permiten a las personas recuperar esta conexión con el campo Punto Cero, y en consecuencia también con los animales.

No todo amante de caballos es un buen jinete, ni todo poseedor de un perro es un adiestrador  perfecto y eso lleva a que, a pesar del amor que se siente por el animal, no siempre le trata apropiadamente. El resultado puede ser que el querido compañero enferme o se lesione, y como no sabe comprender lo que pueda necesitar, el amo le lleva al veterinario. Este ha aprendido diagnosticar una enfermedad y recetarle una medicina o, tal vez, operarlo.

En libertad, el animal se buscaría la comida que necesita, las hierbas medicinales que le aportan minerales, vitaminas y oligoelementos para prevenir padecimientos por falta de estas sustancias y su instinto le permite curarse por si sólo, pero sobre todo: evitar el riesgo de ser lesionado.

Durante el Tsunami en Indonesia en el año 2004, pocos animales murieron, unos 1500, y probablemente  vivían en cautiverio, pero acerca de 300.000 personas perdieron la vida. Los animales pueden comunicarse a distancia a través de las energías; simplemente telepáticamente. Una comunicación que es instantánea y que va a una velocidad más rápida que la de la luz. La velocidad del pensamiento. Los animales fueron los únicos que se percataron del peligro desplazándose anticipadamente. Otros perecieron por no poder escapar.

Lo puedes observar mirando un documental sobre peces. Ves miles de ellos nadar juntos en el agua y de golpe, en una milésima de segundo, todos dan una vuelta a la derecha o a la izquierda. Todos están sincronizados. Ven, piensan y reaccionan por el mismo instinto de ‘grupo’, uniéndose entre ellos para defenderse y proteger su unidad.

Estos sólo son algunos ejemplos que nos demuestran la alta capacidad de captación vibratoria de los animales, que tienen “la intuición” mucho más pronunciada que nosotros, captan más las energías sutiles, se desarrollan y viven en continuo contacto “consciente” con el campo etérico o Punto Campo Zero  y reconocen lo que les hace bien y lo que les daña. La eficacia de Sanergía para animales  radica precisamente en el hecho que los animales perciben sin más explicaciones los beneficios de la armonización de su cuerpo sutil o bioenergético y lo aceptan con agrado confirmándolo a continuación con impresionantes resultados de sanación de patologías de cualquier índole.

La buena noticia es, que también las personas pueden recuperar y avivar sus talentos innatos, mucha gente ya se ha dado cuenta de sus cualidades “milagrosas” de aumento de percepciones, de la intuición y de autocuración después de la Conexión Sanergética. Bien, según Albert Einstein, milagros son sólo hechos científicamente inexplicados.

Como amante de caballos, hace muchos años empecé a tratar ciertas dolencias en mis animales con mezclas de varias hierbas medicinales según sus dolencias, con resultados tan sorprendentes, que muchos amigos me pidieron ayuda, cuando ya nada funcionaba para resolver un problema de salud de su caballo, perro o gato. Al no haber estudiado medicina, a veces no entendía los complicados nombres de las enfermedades, que les habían diagnosticado los veterinarios. En estas ocasiones inicialmente no sabía que ofrecerles, me miraba el animal y,  decidida marcharme con la intención de consultar el tema con los expertos en Alemania,  emprendí el camino de vuelta. Sorprendentemente a cabo de unos minutos siempre se me ocurría,  como si de una inspiración se tratara, la mezcla apropiada para el animal con la certeza de que no me equivocaba. Y siempre acerté. Los animales recobraban su salud, a veces muy rápido, a veces más lento, pero todos se curaban, a pesar de haber agotado antes todos los recursos y remedios veterinarios, sin importar si se tratara de problemas dermatológicos, asma, bronquitis, diarrea , incluso cojeras.

Hoy sé que estas ocurrencias  no fueron milagros sino intuición y comunicación vibracional con el animal y el universo, aunque yo no estaba consciente de esto, porque lo desconocía. Los físicos quánticos han hecho enormes progresos en explicar como funciona esto. Como iniciación al tema recomiendo el libro “El Creador” de A. di Masi o la película “¿Y tú, que sabes?”, y con mucho gusto le doy más amplia información a quien quiera saber más.

Por el mismo y más motivos funciona la Sanergía. Soy Sanergista y me siento muy afortunada haber aprendido a usar esta comunicación vibracional  a conciencia y con ciencia que me permite adentrarme en el mundo animal con más comprensión. He podido desarrollar mi don o talento innato de comunicarme con los caballos, perros y gatos a través de las vibraciones con más claridad  y seguridad después de la Conexión Sanergética. Percibo sus carencias alimenticias y ellos me confirman el acertijo, comiendo con glotonería las hierbas que les ofrezco;  siento si un caballo está deprimido, para luego enterarme que sus dueños barajaban la idea de venderlo. No entienden de transacciones económicas, pero sienten el distanciamiento inconsciente de su amo y lo interpretan como diminución de amor, no entienden el porqué y se entristecen y enferman.

Disfrutan cuando armonizo sus puntos y líneas energéticos para recuperar su salud y bienestar, cosa que perdieron probablemente por una conducta o un manejo inadecuado del hombre sin haber tenido esta intención. Cuando los animales  conviven con personas, aceptan con amor al humano como “manada” reciben sus vibraciones, tanto las buenas como las malas.

Venimos solos al mundo y nos vamos solos. Nadie camina por nosotros, ¿porque no hacerlo tu mismo en cuanto a tus opiniones?  Cuando escuchas las noticias, lees la prensa, hablas con un amigo, el peluquero, el tendero, el jefe, el colega, tus hijos o tus padres, cada uno opina, pero no tiene porque ser tu opinión también,  y tal vez te llenas de miedo o te enrabias. El miedo paraliza y te impide caminar, la rabia te enferma, es tuya y solo tuya. Un mal pensamiento de un segundo te dura seis horas en el cuerpo, una risa también. ¿Qué eliges? ¿La rabia o la risa?

A muchos humanos les gustan los animales, porque solo conocen sentimientos de amor y de supervivencia, desconocen el odio, siempre te aman, no son rencorosos, no comprenden el concepto de rabia, pero perciben tu estado de ánimo, sienten que  vibras mal y se alertan, porque sienten que su vida o la tuya podrían estar en peligro. Si se encuentran en una situación  de potencial peligro, el perro reacciona con gruñidos, ladridos o finalmente mordiendo, el caballo huye si puede, y si no puede se vuelve nervioso, el gato se aleja o saca las uñas. Y el hombre no comprende nada, piensa: “claro, debe ser un animal muy, pero muy malo”. ¡Y castiga al animal! Este mismo animal, por el contrario, se puede mostrar muy amable con otra persona, porque percibe su amor. ¿Comprendes que el animal ha captado tus vibraciones y ha reaccionado adverso porque percibió peligros por tus miedos tal vez ocultos?

Pero hay más. A través de una Conexión Sanergética, todas las personas aumentan sus percepciones, su intuición, sus talentos y su consciencia. Te conecta con tu Diseño Original, con tu frecuencia vibratoria y autocurativa y actúa para siempre en cuerpo, mente y alma. Los jinetes notarán una muy mayor compenetración con su caballo y comprenderán definitivamente, que el caballo percibe sin duda todos sus pensamientos, que influyen mucho más en su comportamiento que las ayudas físicas al montarlo. Todo jinete debería saber, que si él mismo tiene miedo ante cualquier situación, un obstáculo, un sendero difícil o lo que sea, su caballo o yegua percibe su miedo y se vuelve nervioso, se pone en alerta e intenta huir y correr, porque confía en su jinete y no duda que este haya advertido algún peligro. Lo que tal vez no se le pasa por la cabeza del equino es que su compañero pueda tener miedo de caerse de su lomo.

Los animales  aquejados que he tratado con los sutiles movimientos de Sanergía para  armonizar  sus puntos y líneas energéticos me han respondido con mucho cariño y en muchas ocasiones han sido más bien ellos en indicarme lo que necesitaban para recuperar su salud. Los resultados son extraordinarios e individualmente muy diversos. La yegua de mi hija fue una de las primeras que traté can Sanergía, ¿cómo no?, hay que practicar. Me insinuaba que le gustaban estos movimientos y se mantuvo bien quieta mientras yo me movía alrededor de su cuerpo. Cuando yo pensaba que había terminado, ella me hizo saber que no, se acercaba marcha atrás hacia mí para decirme que aún faltaba algo. Me acordé de su lesión antigua en el tobillo, que en su día habíamos tratado con acupuntura, quiropraxia, hierbas y casi ya no mostraba molestias, sólo de vez en cuando, y en seguida supe que necesitaba Sanergía en ese tobillo y se lo di. Pasado unos momentos dio unos pasos hacia delante, se giro y me rozó con su cara para darme las gracias. Fue muy emocionante y aún más, el hecho de que nunca más le ha molestado el tobillo.

Los Sanergistas sanamos a las personas y, en mi caso, también a animales. Dejamos que los médicos y veterinarios se ocupen de las enfermedades. Pero me haría una ilusión enorme, si más veterinarios abriesen sus mentes a los nuevos conocimientos sobre salud natural y vibracional. Aunque cada vez hay más veterinarios los que estudian homeopatía, acupuntura, quiropraxia y otras técnicas alternativas,  aún son muy pocos que lo aplican, y francamente, no conozco a ningún médico ni veterinario, habiendo podido verificar los beneficios de estos conocimientos, que haya vuelto aplicar los métodos de la medicina alopática, pudiendo utilizar los naturales. Ellos sabrán por qué. Invito a todos los profesionales de la salud de hacerse la Conexión Sanergética o mejor aún, aprender  SCAVUG – Sanergía para animales. Tal vez ganarán menos, pero estarían más contentos con su juramento hipocrático.

Mientras ellos decidan hacerlo o no, podéis contar conmigo para conectaros con las frecuencias universales, para sanaros y sanar a vuestros animales, con el fin de poder gozar de la vida en toda su expresión y por supuesto, de vuestros animales de compañía con plena salud.

El futuro quántico de la sanación ya está a tu alcance para ti y tus animales

Para más información:

Gisela Krutzberg

Fundadora de SCAVUG

Sant Cugat d. V. –Valldoreix (BCN)

Tel. :   93 674 2 674

Móvil: 629 310 965

Contacto: gkrutzberg@gmail.com