Jeremy y Luca

Nombre: Jeremy y Luca
Sexo: Macho
Castrado: No
Edad Jeremy: Nacido aprox. febrero de 2012.
Edad Luca: Nacido aprox. septiembre de 2012.
Peso Jeremy: 1,5 kg
Peso Luca: 500 g
Raza Jeremy: Europeo común
Raza Luca: Cruce de siamés.


Historia de Jéremy: Jéremy apareció en un camino. Iba andando por el arcén y nos llamó la atención que no se apartara al pasar junto a él. Paramos e intentamos cogerlo. Cuál fue nuestra sorpresa al ver que al intentar escapar le fallaron las patas traseras y se calló. Cuando ya lo cogimos nos dimos cuenta de que estaba totalmente en los huesos, desnutrido y deshidratado. A saber el tiempo que llevaba sin comer y sin beber. Viendo el aspecto que tenía (las fotos son de unos días después y no muestran la extrema delgadez que tenía) nos temíamos lo peor, pero tras llevarlo a la veterinaria nos confirmó que no tenía nada grave, y que lo único que necesitaba era alimentarse e hidratarse bien.

Historia de Luca: El día que llevamos a Jeremy a la consulta, la veterinaria, al abrir la clínica, se encontró en una caja a Luca. No tendría más de un mes, pero ya había tenido su primer contacto con los humanos. No sabemos qué le pasó, pero aparentemente lo habían atropellado. Parece increíble cómo un cuerpecito tan pequeño podía acumular tanto daño. Tenía el labio superior roto, la pata trasera rota, un dedo amputado y otro bastante mal, y heridas y magulladuras por varias partes más del cuerpo. Estaba realmente muy mal. Fue allí donde Jeremy se interesó por Luca y empezó a lamerlo y a jugar con él. Al final de la consulta se habían hecho tan amigos que decidimos acoger también a Luca.

Carácter de Jeremy: Jeremy es el típico gato tranquilo, cariñoso, sobón y perfectamente casero.
Carácter de Luca: Luca es un pelín más independiente que Jeremy. Ahora que ya está curado, y puede andar y correr, se pasa todo el día jugando a perseguir a Jeremy (hasta cansarlo).

La verdad es que desde el principio se hicieron muy amigos y sería una pena separarlos, por eso nos gustaría que fuesen adoptados juntos.


Aquí podéis ver lo mal que lo pasó mientras tubo la pata vendada.