Día 144: ¿Te #Imaginas qué sucedería si un #Perro te #Muerde? – #TeamLife

Este post es una continuación de:
Día 141: ¿#QuéHarías si un #perro te #ladra y #temes que te muerda? – #TeamLife
Día 142: Cómo podemos #detener el #miedo a que un #perro nos #muerda – #TeamLife
Día 143: El #miedo es la #batería para la #cámara fotográfica de la #mente – #TeamLife

Dimensión de IMAGINACIÓN:
– Imagino un perro mordiendo mi pierna y yo expresando dolor con mi cara si me ladra

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido a mi mismo el participar en mi mente cuando un perro me ladra, imaginando que un perro muerde mi pierna y luego expreso cara de dolor, para así entonces generar toda una experiencia energética de ello para así dar incluso por sentado mi propio interés personal de saber qué es lo que va pasar, en donde de hecho entonces es un punto de ‘sé lo que va a pasar, soy poderoso por ello’.

“Para detener el Miedo, tendrás que detener el Interés Personal”.

En el momento y cuando me veo yendo a participar en mi mente imaginando que un perro muerde mi pierna en donde luego expreso una cara de dolor, cuando un perro me ladra – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero el hecho de que estoy aquí respirando y que el punto es bastante simple, es decir, es la decisión de respirar y estar aquí, y que entonces no considero que es deliberada tal participación en mi mente, y que asimismo de hecho no me apoyo a mi mismo a estar aquí en y como lo físico, sino que en ello simplemente creo más personalidades basadas en miedo.

Me comprometo a mi mismo a permanecer en y como el respiro si un perro me ladra, asegurándome que no voy a mi imaginación, y entonces permaneciendo sin importar qué, asegurándome que no estoy creando una experiencia de ello, sino que simplemente fisicalizándome aquí.

– Imagino un perro mordiendo todo mi cuerpo y yo tirado en el suelo si se acerca ladrándome

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido a mi mismo el participar en mi mente cuando un perro se acerca ladrándome, imaginándome a mi mismo tirado en el suelo y un perro mordiendo mi cuerpo, para así entonces recrear toda la situación para generarme una experiencia de MIEDO a morir y así entonces buscar una salida/solución bajo el punto de partida de miedo, y entonces para definitivamente no estar aquí respirando.

En el momento y cuando me veo participando en mi mente imaginándome a mi mismo tirado en el suelo y un perro mordiendo mi cuerpo, cuando un perro se me acerca ladrándome – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero que de hecho abuso de mi mismo al aceptarme y permitirme a mi mismo participar en tal imaginación abusiva, y que asimismo entonces no me apoyo a VIVIR realmente, ya que no considero de que lo relevante no es tener el control ni actuar tras miedo, sino que considerar qué es práctico en ese momento, en términos de que no hay de otra que respirar de hecho.

Me comprometo a mi mismo a permanecer en y como el respiro si un perro se me acerca ladrándome, y entonces a asegurarme en cada momento de cada respiro que no estoy yendo a mi mente para crear una experiencia de ello, y entonces si me veo yendo a mi mente, simplemente me traigo de vuelta ya sea en la inhalación o exhalación, y entonces, si veo que el perro me ladra manteniendo su distancia, simplemente sigo caminando aplicando el respiro efectivo contando hasta 4.

“Inhalo en 1-2-3-4, mantengo 1-2-3-4, exhalo en 1-2-3-4, mantengo 1-2-3-4″

– Imagino un video que vi en donde un hombre está acariciando a un perro y el perro le muerde su rostro al acariciar a un perro agachándome

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido participar en mi mente al acariciar a un perro en cuclillas, recreando en mi imaginación un video en donde un hombre que está acariciando a un perro, el perro le muerde su rostro, para así entonces proyectar que eso es lo que sucederá y así entonces llevarme a mi mismo a generar toda una victimización de ello y así actuar físicamente mostrándome triste – literalmente victimizándome – para intentar que el perro no me muerda tras tal victimización.

En el momento y cuando me veo participando en mi mente al acariciar a un perro en cuclillas, recreando en mi imaginación un video en donde a un hombre que acaricia a un perro, tal perro le muerde el rostro – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no considero que estoy aquí respirando y que de hecho no tengo control de lo que va a suceder sino que simplemente puedo vivir aquí, y que asimismo al buscar victimizarme por crear y creer tal imaginación de que un perro me morderá, entonces no considero que no tiene relación alguna con la realidad, ya que no es aquí, sino que en mi mente como imaginación, y que entonces es irrelevante el victimizarme por ello, ya que lo relevante es de hecho tomar responsabilidad de mi mismo y traerme de vuelta aquí.

Me comprometo a mi mismo a permanecer aquí en y como el respiro al acariciar a un perro en cuclillas, asegurándome que me levanto en y como el respiro en vez de ir a mi mente, y así entonces asegurándome que no estoy creando una experiencia de acariciar a un perro, sino que simplemente interactuando aquí con un perro.

“Usamos la imaginación deliberadamente para no estar AQUÍ”

– Imagino a un perro mordiendo mi nariz/frente súbitamente al acariciarlo mirando hacia abajo

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido participar en mi mente al acariciar a un perro mirando hacia abajo, imaginando que muerde mi nariz / frente para así prevenir que el perro arruine mi cara, y por ende para así apoyar mi miedo a que mi apariencia cambie, y por ende usando tal imaginación deliberadamente para llevarme a mi mismo a dejar de acariciar al perro para así evitar que mi imaginación se manifieste.

En el momento y cuando me veo participando en mi mente al acariciar a un perro mirándolo hacia abajo, imaginando que muerde mi nariz / frente – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que sólo considero mi apariencia en vez de realmente considerar mi cuerpo físico en si mismo, en donde tal consideración de hecho implica el no aceptarme ni permitirme a mi mismo ir a tal imaginación, ya que lo que no considero es que en ese mismo momento que estoy imaginando que un perro me muerde, estoy de hecho abusando de mi mismo como cuerpo físico humano.

“Aquello que es Mejor para TODOS, es mejor para mi y para todo y cuanto existe aquí”

Me comprometo a mi mismo a asegurarme que no estoy participando en mi imaginación abusiva al acariciar a un perro, y asimismo estando aquí en y como el respiro, físicamente, y entonces realmente disfrutando la interacción con el perro, y si me veo yendo a mi mente, simplemente me traigo de vuelta, ya sea en la inhalación o exhalación.

Ok, en el siguiente Blog caminaré la Dimensión de Conversación Interna de esta personalidad paranoica hacia los perros.

Disfruten.

via Blogger http://vidaunoeigual.blogspot.com/2012/11/dia-144-te-imaginas-que-sucederia-si-un.html