DerechoAnimal.es

Respeta, protege y denuncia el Derecho de los animales. Lista de protectoras de animales.¡No a las pieles¡

¨Tales of terror¨ es una película de terror de 1962, protagonizada por Vincent Price, Peter Lorre, y Basil Rathbone. Dirigida por Roger Corman, fue hecha como la ¨Trilogía de Shock y Horror¨, el film consistía de tres secuencias, todas basadas en las historias de Edgar Allan Poe: ¨Morella¨, ¨La verdad sobre el caso del señor Valdemar¨ y ¨El gato Negro¨. En mil novecientos sesenta y uno, en un día propicio, se abrieron las audiciones en Hollywood para encontrar el gato perfecto que encarne a la majestuosa criatura de la narración de Poe. Por suerte, para nosotros, el fotógrafo Ralph Crane estaba en el lugar para capturar semejante momento.

 


 


 

 


 


 

 

 

 

#781

abr-18-2012 By admin

Se nos encogen los dedos de los pies con el final de esta película terriblemente escatológica sobre un grupo de hombres maduros que engañan a sus esposas con animales domésticos. No queremos reconocerlo, pero nos sentimos enormemente identificados con la trama.

a paso de caballo

feb-26-2012 By admin

Steven Spielberg (dir.), Cheval de guerre (War Horse, inglés; Caballo de guerraCaballo de batalla, como lo vimos por ahí), basada en la novela de Michael Morpurgo, Jeremy Irvine (Albert Narracott), Emily Watson (Rose Narracott), Peter Mullan (Ted Narracott), Benedict Cumterbatch (Mayor Stewart), EUA, RUGB, Touchstone Pictures, 2011, 146 mins.
Dentro de dos años, se cumplirá un siglo del inicio de la Primera Guerra Mundial. Ese conflicto armado provocó la muerte de algo así, 40 millones de personas y preparó el camino para la Segunda Guerra. una de las más recientes producciones cinematográficas que recrean este episodio, es la película Caballo de guerra (War Horse en inglés, o Cheval de guerre en francés), de Steven Spielberg, basada en la novela para niños del mismo nombre de Michael Morpurgo.
La historia trata de la relación de amistad entre Albert Narracott (Jeremy Irvine) y el caballo Joey. Recién estallada la guerra, Joey es vendido al ejército inglés y es despachado al frente, donde sirve con la caballería ligera y luego es capturado por el ejército alemán. Debido a su juventud, Albert no puede seguir a Joey, pero en cuanto cumple la edad requerida, se enrola en el ejército con la esperanza de encontrar a su querido caballo. Tras una infinita serie de aventuras, sobre todo de Joey, ambos personajes se encuentran y reinician su vida juntos.
Como la mayoría de las producciones de Steven Spielberg, Caballo de guerra cuenta con un enorme presupuesto. El vestuario, los efectos especiales e infinidad de detalles sólo pueden ser hechos con mucho, pero mucho dinero. Hay escenas muy hermosas y emocionantes, como una carga de caballería en medio de un campo de trigo. Sin embargo, la película es muy melodramática, rayan en lo cursi. Algunas críticas en Rotten Tomatoes tienen razón cuando afirman que Spielberg se esfuerza demasiado en llevar la película a un final feliz.
En seguida, me parece que debe haber un momento en el que, en aras del realismo, los directores estadounidenses deberían plantearse seriamente dejar su “gringocentrismo”. Afortunadamente para Spielberg, la historia se desarrolla en gran parte en Inglaterra, donde se habla inglés. Pero como si se tratara de una película de hace 30 años, los alemanes hablan… inglés. Los franceses hablan… ¡inglés! ¡Todo mundo habla inglés! ¿Con todo ese presupuesto y nadie pudo encontrar actores franceses y alemanes que hablen francés y alemán? Este asunto lo dejaría en paz, si no fuera por los acentos ridículos que intentan dejar en claro que los que hablaban eran alemanes o franceses.
Para terminar, también habría que decirle a Spielberg que la demonización de los alemanes ya es asunto de otros tiempos. Cuando Joey, el caballo estrella de la trama, está entre los soldados ingleses, la atmósfera recreada es de heroísmo, patriotismo, humanidad y sacrificio, mientras que el clima de las filas alemanas parece directamente sacado de las escenas de Mordor de El Señor de los Anillos. Que me perdonen, pero tanto los alemanes como los aliados eran humanos y puedo concebir perfectamente tanta humanidad como tanta crueldad en ambos lados.
En fin, una película que deja un sinsabor. El tema de los animales en la guerra no ha sido desdeñada por la historia monumental inglesa, como lo demuestra un monumento en Londres erigido en memoria de los perros, caballos, burros, palomas y cuanta fauna ha sido utilizada por el hombre (en este caso, el ejército británico) en los esfuerzos bélicos. Pero creo que si la intención de Spielberg también era rendirle tributo a estos “silenciosos mártires” se quedó muy corto; y si no lo era, sólo logró una historia cursi.

"They Had No Choice", detalle del monumento a los animales usados por el ejército británico. Londres, Inglaterra. Foto Ratonet.

Por cierto, para la puesta en escena de la misma novela, pero en Londres, la compañía Handspring Puppet, creó unas maravillosas bestias mecánicas. En el magnífico blog de divulgación científica, Fogonazos, pueden leer una entrada, con toto y un par de videos: éste en Youtube y éste, que es una conferencia TED: